Jueves 13 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 13 de Junio de 2024 y son las 04:40 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 22.8º

22.8°

EL CLIMA EN Buenos Aires

LAS MIL Y UNA SALSA

5 de mayo de 2024

Salsa Holandesa: Elegancia en Cada Bocado

Por: Carlos Rodriguez

Aprende a preparar la exquisita salsa holandesa en casa con esta receta fácil y deliciosa que elevará tus platos a otro nivel.

Historia:

La salsa holandesa es un clásico de la cocina francesa, aunque su nombre sugiere una conexión con Holanda. Su origen se remonta al siglo XVII en Francia, donde fue creada como una variación de la salsa madre "holandesa", parte de la familia de salsas emulsionadas. Fue desarrollada por chefs franceses que trabajaban para nobles holandeses o como una interpretación de las técnicas culinarias holandesas.

La base de la salsa holandesa es una emulsión de mantequilla derretida y yemas de huevo, con la adición de jugo de limón, sal y pimienta para darle sabor. Su textura cremosa y suave la convierten en un acompañamiento perfecto para una variedad de platos, desde huevos benedictinos hasta espárragos, pescados y verduras.

Aunque su nombre puede sugerir un origen holandés, la salsa holandesa se desarrolló y refinó principalmente en Francia, donde se convirtió en un elemento esencial de la alta cocina francesa y la gastronomía internacional. Hoy en día, la salsa holandesa sigue siendo apreciada por su sabor rico y cremoso, y se encuentra en restaurantes de todo el mundo como un símbolo de elegancia y sofisticación culinaria.

 

Ingredientes:

  • 3 yemas de huevo
  • 1/2 taza de mantequilla derretida
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pizca de pimienta de cayena (opcional)

Desarrollo:

  1. En un recipiente resistente al calor, bate las yemas de huevo con el jugo de limón.
  2. Coloca el recipiente sobre una cacerola con agua caliente (baño maría) y continúa batiendo.
  3. Agrega la mantequilla derretida en un hilo constante, batiendo hasta que la salsa espese.
  4. Retira del fuego, sazona con sal, pimienta y pimienta de cayena si deseas.
  5. Sirve de inmediato sobre huevos pochados, espárragos o pescado. ¡Disfruta de esta salsa cremosa y lujosa!

 

 

La salsa holandesa es un acompañamiento versátil que se puede usar en una variedad de platos para agregar un toque de cremosidad y sabor. Aquí tienes algunas formas comunes de usar la salsa holandesa:

  1. Huevos Benedictinos: Es el plato clásico que utiliza salsa holandesa. Se sirve sobre huevos escalfados y jamón o espinacas sobre un muffin inglés.

  2. Espárragos: La salsa holandesa es un acompañamiento clásico para los espárragos cocidos al vapor o a la parrilla, realzando su sabor y textura.

  3. Pescados: Se puede servir sobre pescados al horno o a la parrilla, como el salmón o el lenguado, añadiendo un toque de sabor y suavidad.

  4. Verduras al vapor: Se utiliza como salsa para acompañar una variedad de verduras al vapor, como brócoli, coliflor, zanahorias o judías verdes.

  5. Carnes blancas: Se puede servir sobre pollo a la parrilla o al horno, agregando un toque de sabor y humedad a la carne.

  6. Mariscos: Se puede utilizar como salsa para acompañar mariscos, como vieiras o langostinos, realzando su sabor y añadiendo un toque de lujo.

  7. Platos de huevo: Se puede usar como salsa para platos de huevo, como tortillas o frittatas, agregando un toque de sabor y cremosidad.

  8. Vegetales asados: Se puede servir sobre una variedad de vegetales asados, como papas, calabacines o champiñones, agregando un sabor y una textura indulgentes.

Estas son solo algunas ideas, pero la versatilidad de la salsa holandesa significa que puedes experimentar y encontrar formas creativas de incorporarla en tus platos favoritos.

COMPARTIR:

Comentarios