Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 09:42 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 10.3º

10.3°

EL CLIMA EN Buenos Aires

LAS MIL Y UNA SALSA

23 de junio de 2024

Salsa de Tomate Casera: El Sabor Auténtico para tus Platos Favoritos

Por: Carlos Rodriguez

Aprende sobe su historia y a preparar una deliciosa salsa de tomate casera con ingredientes frescos y naturales, perfecta para pastas, pizzas y más.

Historia de la Salsa de Tomate

La salsa de tomate, una de las preparaciones más emblemáticas y versátiles de la cocina mundial, tiene una historia rica que abarca varios siglos y continentes. Su evolución está estrechamente vinculada a la llegada del tomate a Europa y su incorporación en la gastronomía europea.

Orígenes del Tomate

El tomate es originario de América del Sur, específicamente de la región andina, que hoy comprende partes de Perú, Ecuador y el norte de Chile. Los aztecas y otros pueblos indígenas de Mesoamérica ya utilizaban el tomate en su cocina mucho antes de la llegada de los europeos. El término "tomate" proviene del náhuatl, la lengua de los aztecas, donde se le llamaba "tomatl".

Introducción en Europa

Después de la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492, los tomates fueron llevados a Europa por los conquistadores españoles en el siglo XVI. Al principio, los europeos eran escépticos sobre el tomate y lo consideraban venenoso debido a su pertenencia a la familia de las solanáceas, que incluye plantas tóxicas como la belladona.

Adopción en la Cocina Europea

Fue en Italia donde el tomate encontró su primer hogar en la cocina europea. Aunque inicialmente utilizado como planta ornamental, los italianos comenzaron a experimentar con el tomate en la cocina a mediados del siglo XVII. La primera receta conocida de una salsa de tomate aparece en el libro de cocina napolitano "Lo Scalco alla Moderna" de Antonio Latini, publicado en 1692.

Expansión y Popularización

Durante el siglo XVIII y XIX, la salsa de tomate se convirtió en un componente esencial de la cocina italiana, especialmente en la región de Nápoles. Su uso se popularizó en platos como la pasta, la pizza y diversos guisos. La industrialización y la producción en masa de tomates y salsas de tomate enlatadas a finales del siglo XIX y principios del XX ayudaron a difundir la salsa de tomate a nivel mundial.

Variaciones Regionales

La salsa de tomate se ha adaptado y evolucionado en diversas cocinas alrededor del mundo. En España, por ejemplo, la salsa de tomate es un componente clave de la "sofrito," mientras que en Francia se utiliza en la preparación de la salsa Provenzal. En América Latina, se han desarrollado numerosas variantes regionales, incorporando ingredientes locales y técnicas de cocina tradicionales.

La Salsa de Tomate en la Cocina Moderna

Hoy en día, la salsa de tomate es un elemento fundamental en muchas cocinas. Se utiliza como base para innumerables recetas, desde platos de pasta y pizzas hasta guisos, sopas y salsas. Su versatilidad y sabor han asegurado su lugar como una de las salsas más queridas y utilizadas en todo el mundo.

 

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1/2 cucharadita de pimienta
  • Hojas de albahaca fresca (opcional)

Desarrollo:

  1. Preparar los tomates: Pela y corta los tomates en trozos pequeños. Si prefieres una salsa más suave, puedes escaldar y pelar los tomates antes.
  2. Sofreír los vegetales: En una cacerola grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Añade la cebolla picada y sofríe hasta que esté dorada. Agrega el ajo picado y cocina por un minuto más.
  3. Cocinar los tomates: Añade los tomates picados a la cacerola. Mezcla bien y cocina a fuego lento durante unos 30 minutos, removiendo ocasionalmente.
  4. Condimentar: Añade la sal, el azúcar y la pimienta. Cocina por 10-15 minutos más hasta que la salsa espese y los sabores se integren.
  5. Agregar albahaca: Si lo deseas, añade hojas de albahaca fresca para darle un toque extra de sabor.
  6. Servir: Deja enfriar un poco antes de servir. Utiliza esta salsa de tomate casera para tus pastas, pizzas, lasañas o como base para otros platos. ¡Disfruta de su sabor auténtico y casero!

COMPARTIR:

Comentarios