Sábado 25 de Septiembre de 2021

Hoy es Sábado 25 de Septiembre de 2021 y son las 18:59 Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 19.5º

19.5°

Despejado

EL RECOPILADOR

11 de marzo de 2021

Trenes que cuentan su historia.

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

"""Francisco Alvarez -El recopilador- nos trae una nueva entrega de trenes que cuentan su historia, hoy"""…

1871- FFCC CENTRAL NORTE ARGENTINO: 

Llegado en 1870 el Ferrocarril Central Argentino a Córdoba, Sarmiento resuelve que el mismo no continúe a Chile y sí continúe a Tucumán. Pero ello no entraba en los planes de los empresarios ingleses que, habían evaluado que desde Córdoba al Norte las tierras no eran lo buenas necesarias para el cultivo de granos y la ganadería vacuna, lo cual les reportaría escasas cargas, y si Sarmiento quería el crecimiento del país, debía preocuparse que el Estado se hiciere cargo de ello.
¡… Y le dieron un consejo a Sarmiento  –un sabio consejo, inglés-  “que usase rieles y trenes de TROCHA ANGOSTA para que al Estado le resulte más económica la inversión!”.
Así, de ese modo se introduce en el país de entonces la trocha de un metro de ancho, cuando ya todos los ferrocarriles existentes utilizaban la trocha ancha de 1,67 m.

De este modo nace el FERROCARRIL CENTRAL NORTE ARGENTINO, confiando el Estado la construcción de la línea a la Compañía Télfener, quien en Córdoba inició las obras en 1873, para llegar a Tucumán en 1876.

A partir de su puesta en marcha y extensión de la línea desde Tucumán a Salta, las cargas regionales dejaron de depender de la carreta, moviéndose velozmente hacia Córdoba tras recorrer de quinientos a un millar de kilómetros… siendo a partir de ello donde la administración del Ferrocarril del Estado  -de trocha angosta-  cayó en cuenta que en Córdoba, al deber bajar todas sus cargas para subirlas a los vagones del Ferrocarril Central Argentino  -de trocha ancha-  debía pagar las abusivas tarifas de fletes impuestas para circular los 396 km finales para llegar al puerto de Rosario.

De este modo el empresariado inglés obtenía cargas de más de 1.000 km de distancia utilizando solo sus 396 km de rieles, y que les llegaban servidas en bandeja de plata.
 

Y así, la trocha métrica se incorporó a nuestro sistema, sacrificando la unificación del ancho de vías en beneficio de un menor costo capital, en tanto los productores agro-ganaderos-mineros, madereros y otros recursos regionales del Norte, se hallaban atrapados en el perjuicio de abonar dos veces los fletes, desde el norte Argentino hasta Córdoba y desde allí por el operador inglés hasta Rosario, siendo éste quien fijaba el valor del flete más costoso a pesar de tratarse de una menor distancia.  (No fue esta la única jugarreta para hacer valer su monopolio del Puerto de Rosario, más adelante encontraremos otros sustanciosos artilugios típicos de la piratería a la que nos sometieron hasta 1948).

 

Su inauguración oficial se llevó a cabo el 31 de octubre; Al día siguiente de la llegada a Tucumán del tren que conducía al presidente Nicolás Avellaneda, éste expresó allí en su discurso: 

“Hace dieciséis años salí de esta ciudad, con algunos libros debajo del brazo, en una carreta de bueyes. Vuelvo hoy por primera vez desde aquella época, en un tren de vapor, como vuestro Primer Magistrado (...)  La locomotora, después de haber recorrido centenares de leguas, ha entrado por fin en la tierra prometida, la tierra del sol ardiente, del suelo fecundo y del laurel altivo que ha abatido sus frondosas hojas para alfombrar su paso. Ella ha venido, y ella es la industria, el comercio, el arte, la ciencia, la poesía, la conductora de hombres y la regeneradora de pueblos”.


El tren había partido de Córdoba el domingo 29, a las 7.30, viajando todo ese día hasta  Recreo  (lugar conocido en esos años como Recreo de las Carretas, porque allí paraban las carretas para descansar y luego seguir el viaje).

Durante ese trayecto el convoy fue aprovisionándose de agua en varias localidades intermedias y pernoctó en esa estación Recreo, del sudeste catamarqueño, ya que en esa época por razones de seguridad, los trenes no circulaban de noche. 

A las 7 de la mañana del lunes 30 reinició la marcha. La formación incluía el coche reservado, en el cual viajaron Avellaneda, Sarmiento y los embajadores del Perú y de Italia, entre otras autoridades del momento.

Siendo las 5 de la tarde de ese lunes 30 de octubre de 1876, un temporal desatado momentos antes, recibió al tren inaugural. (Habiendo empleado un total de 22 horas de viaje efectivo, sin contar las horas de descanso en la noche).
Apenas visible por la lluvia, la locomotora a vapor Fow Walker N° 7 al frente de la formación, ingresó al andén principal de la estación Tucumán del Ferrocarril Central Norte. Este modelo de locomotora carecía de frenos al vacío y la única manera de detener al tren era "a mano", de lo cual se ocupaban los guardas, quienes trepando al techo de los coches accionaban los volantes de frenos, en una operación perfectamente sincronizada con el personal de conducción  (pero esa vez bajo una fuerte tormenta).

 

El 28 de diciembre se designa Administrador General al Sr. Rafael Aranda, por resolución del Gobierno Nacional, en Consejo de Ministros, comenzando la explotación de la línea por parte del Estado el 10 de enero de 1877, siendo entonces la más extensa de la América del Sur, con sus 547 kilómetros. 

 

Hasta aquí llegamos por hoy, retornando con más historias, en el próximo encuentro…!
Francisco Alvarez - El recopilador.

 

Si queres leer todo el material publicado por El Recopilar en Noticias con Enfoque hace click acá

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!