Miércoles 17 de Abril de 2024

Hoy es Miércoles 17 de Abril de 2024 y son las 20:02 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 20.7º

20.7°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

22 de diciembre de 2022

Navidad: la verdadera historia de su origen.

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.


2ª entrega.
La Saturnalia
se celebraba cuando el sol estaba más bajo en el cielo y, así, los días se hacían más largos. Eso simbolizaba el crecimiento. Durante esta época se honraba a Saturno, dios del Sol y del fuego. También era relacionado con la agricultura, pues ésta necesitaba el sol para poder sembrar y que las cosechas creciesen. El festival de invierno llamaba a este dios del Sol para que volviese y las cosechas siguiesen creciendo.
El planeta Saturno también toma el nombre de este Dios, pues sus anillos y el color rojo marcaban esta asociación.
En el resto de las civilizaciones y culturas, también existía este dios del fuego y del sol. En Egipto lo llamaban Vulcano, los griegos le llamaban Cronos, los babilonios Tamuz (o Nimrod cuando resucita en su hijo) y Moloc o Baal para los canaanita. Para ellos, todos estos dioses eran Nimrod, considerado el padre de los dioses babilonios.

Dios Cronos

Saturno también era considerado un devorador de niños pues, al ser el padre de los dioses, debía tener un carácter intachable. Llevando el nombre de Cronos, cuenta la mitología que devoraba a sus hijos según nacían, ya que supo por su madre Gea, que su destino sería a ser derrocado por uno de sus propios hijos.
Otros ritos que relacionan a Saturno con el sacrificio de niños nos viene de Moloch o Moloch Ball que como hemos comentado al principio, se le relaciona con el Saturno romano o el Cronos Griego.  Moloch Baal fue un dios de Canaán considerado el dios del fuego purificante. En su honor se sacrificaba a un bebé recién nacido, al primogénito. Este sacrificio se hacía al aire libre y sus cenizas eran cuidadosamente guardadas en vasijas para posteriormente, enterrarlas en el valle de tofet.

Nimrod, además de ser uno de los dioses originales de la historia, también fue una figura bíblica. En el Génesis se explica que Nimrod trató de reemplazar a Dios. Según él, si Dios intentase ahogar al mundo de nuevo, construiría una torre muy alta que nadie pudiese alcanzar.
Nimrod se constituye como el primer rebelde de la humanidad que era adorado por falsas religiones, bajo muchos nombres diferentes.
En el Antiguo Testamento podemos observar muchas condenas de Dios hacia Israel por seguir falsas religiones y acatar costumbres que no debían.
Si respondemos a esta pregunta etimológicamente, la palabra Navidad comparte el mismo origen en todas las lenguas romances. Navidad procede del latín tardío nativitas y su significado es nacimiento. Un término que se utiliza tanto para conmemorar el día del nacimiento de Jesucristo como para designar el período que abarca desde Nochebuena y Reyes.
Por otro lado «nativitas» deriva del verbo «nascor» cuyo origen es indoeuropeo y significa nacer. En francés la Navidad es Noël, vocablo que aparece en el siglo XII como Noelen.

Para las lenguas germánicas tienen un origen distinto ya que a éste periodo se le denomina Weihnachten, donde Weih deriva del vocablo Wiha cuyo significado es sagrado y Nachten que significa noche, uniendo los dos vocablos estaríamos traduciendo la Navidad como la Noche Sagrada.

Para las lenguas anglosajonas, Christmas sería el vocablo utilizado para designar la Navidad. Éste procede de la antigua expresión Cristes maesse o lo que es lo mismo, Misa de Cristo. Con el paso del tiempo la expresión se fue modificando hasta evolucionar a Christ’s Mass y finalmente Christmas.

Santa Claus y la navidad
Aunque en la edad moderna nos referimos a Santa Claus por San Nicolás, en una edad anterior, Santa era el nombre del dios Nimrod en Asia menor. Si lo pensamos un poco, veremos que el centro de las Navidades, en todas sus etapas, siempre han sido protagonizadas por los niños. Durante los tiempos romanos, los regalos se daban a niños y pobres; y los druidas sacrificaban a los niños para el dios que adoraban en estas fechas. De esta misma manera, Nimrod o el Santa, en el pasado devoraba a los niños y, hoy en día les reparte regalos.

Igualmente, también debemos analizar la figura de San Nicolás, que proviene de un personaje llamado «el alegre Nick» o «el viejo Nick». Si nos centramos en su nombre, Nick proviene de Nikos que significa «constructor y destructor», mientras que «Laos» significa pueblo. Los nicolaítas (seguidores de San Nicolás) se definen entonces como «el pueblo que sigue al destructor», que no deja de ser, de nuevo, Nimrod.

El origen de los regalos de navidad

El origen de esta costumbre de Navidad se remonta a los romanos cuando, en Saturnalia, también intercambiaban regalos unos con otros. Y como ya te suponías, no, esto tampoco es una tradición relacionada con el cristianismo.
Obviamente, durante estas fechas, no hacemos ofrendas a Dios, si no que nos las hacemos a nosotros mismos en forma de regalos, olvidando completamente la figura de Cristo.
De hecho, según indica la Biblia, el cumpleaños tampoco debería ser celebrado, porque están siendo, del mismo modo, egoístas con Dios que hizo nacer al ser humano.

Como indica la biblia, en el momento que los Reyes Magos le ofrecen obsequios al niño Jesús, es lo que en realidad debería ser la Navidad: unas fechas para hacer ofrendas a Cristo.

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?… Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. (Mateo 2:1-11)

De esta manera, nos damos cuenta que las costumbres y celebraciones que realizamos en Navidad, no tienen nada que ver con un origen cristiano y, por lo tanto, no es una celebridad cristiana, tal y como sucede con su origen real.
Según el evangelio de San Mateo, los Reyes Magos, cuyo número no es claro todavía, pues hay quien dice que fueron tres, y otros aseguran que fueron cuatro, e incluso la cifra se dispara hasta los 7 o los 12 reyes. Sean los que fueran en número, estos reyes llegaron hasta Belén guiados por una estrella. Esa figura que nunca falta en nuestro portal de Belén y a la que conocemos como Estrella de Oriente. Pese a que durante su viaje, los reyes consultaron al rey Herodes, fue la estrella quien los ayudó a llegar hasta el niño Dios. Una vez delante del Mesías,
le ofrecieron su tributo.

 

 


https://sobrehistoria.com/navidad-historia-y-origen/
Imagen de internet. Créditos a quien corresponda.
3 entregas, fin de la nº 2 –Concluye en la 3.-

COMPARTIR:

Comentarios