Sábado 18 de Mayo de 2024

Hoy es Sábado 18 de Mayo de 2024 y son las 07:05 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 6.3º

6.3°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

16 de octubre de 2023

Cuarteles y plazas del Retiro

Antiguo plano de El Retiro, destaca la Batería de cañones, los Cuarteles y la Plaza de toros,

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

Los “Cuarteles de Retiro” estaban en cercanías de donde hoy está el monumento al General José de San Martín, cuya imagen ecuestre había sido inaugurada en 1862 en la Plaza San Martín (Arenales, entre Maipú y Florida).

EL RETIRO

En los primeros meses del año 1772, en el lugar de la fortaleza que sé había pensado construir, el gobernador de Buenos Aires Vértiz y Salcedo hizo instalar en el bajo del Retiro, al pie de la barranca, una batería para la escuela de Práctica de Artillería.

Alrededor del año 1792 se construyeron dos cuerpos de edificios, uno para cuartel de artillería y otro para cuartel de presidiarios.
La construcción del cuartel de artillería fue concluida en el mismo año. Entre los años 1794 y 1795 fue edificado, a poca distancia del cuartel de artillería, el cuartel destinado a los presidiarios.

En 1801 el virrey marqués de Avilés inaugura, próxima a los cuarteles, la segunda Plaza de Toros que tuvo la ciudad; era un edificio de ladrillo, espacioso y de forma octogonal, con dos series de gradas y palcos con capacidad para diez mil personas, que perduró hasta 1819, momento en que el general Eustoquio Díaz Vélez las suprimió.

La Plaza de toros, con capacidad para 10.000 personas.

En 1812, a su llegada y presentación, el gobierno de Buenos Aires aceptó los servicios de San Martín, reconociendo su grado de teniente coronel y le encarga crear un cuerpo militar, que luego sería el glorioso Regimiento de Granaderos a Caballo, utilizando para su asiento el cuartel del Retiro y el terreno de la plaza para entrenamiento de sus tropas en 1812.

En tiempos de Rosas funcionaron tenebrosos calabozos en el lugar. Era la sede del Segundo Batallón de Línea, la Legión Militar y el Regimiento Uno de Artillería y unidades menores con asiento en Buenos Aires y hasta que un incendio lo destruyó casi completamente en 1864, luego siendo reconstruido parcialmente. 

Cuarteles de 1812 reconstruidos en 1883 luego demolido en 1891

En 1883 se agregaron torres con almenas en los extremos del edificio, original del siglo XVIII. Además, se construyeron dependencias en un primer piso y se modificó el portón central, levantando una torre cuadrada que le otorgaba al sitio una imagen más militar, pero el área en donde estaba el cuartel, empezaba a transformarse en residencia de muchas familias que, en 1871, habían dejado el Sur de la ciudad (Barracas, San Telmo etc.) debido a la epidemia de fiebre amarilla que azotó a Buenos Aires. Eso motivó que empezara a pensarse en el desplazamiento de las instalaciones militares hacia otros lugares.

En 1878, cuando se cumplía el centenario del nacimiento de San Martín, la plaza cambió de nombre, dejando atrás el de Plaza de Marte por el actual que recuerda al prócer. La demolición total del cuartel se realizó en 1891, al desaparecer el mismo, el predio fue ocupado por el Pabellón Argentino desde 1910 hasta 1932, en que se desarmó éste, para ampliar la Plaza San Martín.

Plaza San Martín, donde acompañan el monumento
al prócer, a izquierda el Pabellón del Centenario
y a derecha al fondo el lujosísimo Plaza Hotel.

El origen del nombre “El Retiro”

Se remonta al año 1691, cuando arriba a Buenos Aires el nuevo gobernador Agustín de Robles, una de cuyas medidas fue, precisamente, disponer la ampliación de la traza de la ciudad.
Las leyes de Indias autorizaban a los gobernadores a vender bienes raíces en sus respectivas jurisdicciones, de ahí que Robles dispone que, las tierras ubicadas en las actuales calles Florida y Marcelo T. de Alvear hasta Maipú y Arenales, se otorguen a Miguel de Riblos, persona de su amistad. 
Pero tales concesiones no se extendían a los gobernadores, entonces Robles, mediante un ardid logra que el Virrey del Perú lo autorice a construir una casa de descanso en las tierras compradas por Riblos, a la que le puso el nombre de “El Retiro”, palabra que entonces era sinónimo de “descanso”.
 

 

 

Fuentes
http://www.revisionistas.com.ar/?p=10973
Archivo de El Recopilador
Imágenes de internet, créditos a quienes correspondan.

COMPARTIR:

Comentarios