Domingo 21 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 21 de Julio de 2024 y son las 05:05 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 12.1º

12.1°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

8 de mayo de 2023

La historia negra de nuestros ferrocarriles Estaciones, pueblos y trenes muertos.

Ferrocarril Provincial, de Buenos Aires. El primero en perder casi 800 de sus 902 km de rieles.

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

Nacidos nuestros ferrocarriles en 1854/57, a través de inversores argentinos, ya en 1862 nacen mediante inversores ingleses, los ferrocarriles Central Argentino (Rosario-Córdoba) y Buenos Aires a San Fernando (adquirido luego por FFCC del Norte de Buenos Aires, que lo circuló entre Casa de Gobierno -Retiro y Tigre) combinando en muelle de Tigre con barco hasta Rosario, hasta tanto una nueva ley autorizase extender la vía entre Rosario y Buenos Aires.
Así, desde 1862, capitales ingleses, franceses y belgas construyeron y administraron no menos del 60% de nuestra red ferroviaria, junto a nuestros Ferrocarriles del Estado que fomentó la construcción y administración en la mayoría de provincias del Norte donde los inversores extranjeros no lo quisieron hacer aduciendo que esas cargas no les ofrecían buenas ganancias.

Nuestros ferrocarriles funcionaron así dejando muy buenos dividendos a sus inversores, pero declarando ganancias muy inferiores al gobierno, el cual recibía su pago muy por debajo de lo convenido en los respectivos contratos, hasta 1948, donde son nacionalizados y renovado en gran parte su material tractivo y rodante.
En esos momentos los ferrocarriles importaban una prioridad dentro de los proyectos de industrialización del país. Dichos proyectos se vieron en gran parte abortados en 1955, a causa de la denominada ‘Revolución Libertadora’, donde las fuerzas económicas de la oligarquía conservadora utiliza a las fuerzas armadas, las que ejecutan las órdenes de sus mandantes, entre otras cosas procediendo a destruir proyectos en ejecución y, peor aún, ya construidos y funcionando. Entre ellos también los ferrocarriles.

En el período 1958-1962, -gobierno de Arturo Frondizzi- junto con su ministro de economía, Alvaro Alzogaray, piden asesoramiento a EEUU para ver que se podía hacer para mejorar el transporte en nuestro país. (Como pedirle al lobo le cuide las ovejas). Allí apareció el Plan Larkin: “Instalar aquí grandes fábricas de automotores, neumáticos, control del manejo del petróleo, construcción de una red nacional de autopistas y lograr así “el sueño nacional” donde cada habitante pudiese tener su propio automóvil”.  (Así nos lo vendieron)
-Pero, para todo ello había que comenzar por eliminar trenes y tranvías. Y sin transición alguna, sin tener alternativas que ofrecer al pueblo que viajaba, se eliminaron todos los tranvías del país y unos 3000 Km, de los 40.000 km de rieles de toda la red ferroviaria, comenzando a aparecer las Estaciones y Pueblos Muertos.

Entonces se instalaron en el país más de diez (10) multinacionales automotrices, productoras de colectivos y camiones de carga pesada. Esto ocasionó que el transporte de pasajeros como el de mercancías se expandiera hacia los automotores, lo que terminó por ocasionar una gran herida al transporte ferroviario que, contando con una enorme estructura dejaba de ser aprovechada para generar déficit. En tanto, de las autopista que propiciaban iban a construir no hicieron nada

Como políticamente no se pudo de un solo golpe acabar con los ferrocarriles, las distintas administraciones del poder (económico neoliberal), políticas posteriores de la misma ideología neoliberal prosiguieron la destrucción de nuestros ferrocarriles (Martínez de Hoz con Videla, 1976-1982 y Ménem con Dromi y Cavallo, 1989-1999), además de ciertos gremialistas que traicionaron a los compañeros a quienes representaban.

El saldo fue más de 2500 estaciones, pueblos y trenes muertos…!

 

Fuente:  Archivo de El Recopilador.

 

COMPARTIR:

Comentarios