Viernes 12 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 12 de Julio de 2024 y son las 23:23 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 7.4º

7.4°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

6 de abril de 2023

¿Por qué nadie sonreía en las fotos antiguas?

Antigua cámara fotográfica de fines del siglo XIX

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

Con el nacimiento de la cámara fotográfica en 1826, las primeras fotografías de retratos a menudo muestran a adultos y niños con aspecto serio y sin sonreír, incluso en fotos de bodas y celebraciones donde se espera ver felicidad y alegría.

Esto se ve, principalmente en retratos tomados a finales del siglo XVIII y durante todo el siglo XIX.  Pero, ¿por qué la gente no sonreía frente a la cámara? ¿Le tenía miedo?
En este artículo, veremos la historia de la fotografía y las tradiciones en torno al retrato.

A las primeras cámaras no les resultaba fácil capturar las imágenes. Una de las razones más comunes es que las fotos solían tardar mucho tiempo en exponerse. Las primeras cámaras no eran tan instantáneas como tomar una foto en su teléfono hoy.

Las fotos tardaban en exponerse, lo que significaba que el sujeto tenía que quedarse quieto durante mucho tiempo. En promedio, las primeras cámaras tardaban alrededor de 20 minutos en tomar una foto. El sujeto necesitaba permanecer lo más quieto posible para obtener la foto de la más alta calidad. El movimiento haría que la foto se desenfocara y el sujeto quedara desenfocado, movido, borroso. Por lo tanto, sentarse con la cara relajada en lugar de mantener una sonrisa durante 20 minutos fue más fácil, pero… un relajo de 20 minutos, como una momia, es lo más aproximado al aburrimiento, la impaciencia y hasta el enojo!

La boda era una sola vez, y la fotografía debía ser esa
el recuerdo del acontecimiento, aunque le haya
robado 20 minutos de rigurosa quietud a la alegría del festejo.

 

Pero este no fue el único factor, ya que la calidad de la cámara aumentó a lo largo de los años y, en 1900, se había vuelto muy avanzada para la época. En la década de 1900, las cámaras podían tomar una foto en unos 20 segundos.

La introducción de la Brownie y otras cámaras redujo los tiempos de exposición, lo que significa que la gente podía mantener una sonrisa. Entonces los tiempos eran lentos para los estándares actuales, pero rápidos para la época.

La fotografía de retratos se vio inicialmente como una forma de arte alternativa a la pintura. También hay vínculos con la idea de que los retratos son un momento especial para documentar la existencia de una persona. Antes de las cámaras, esto habría sido pintado a mano, lo que habría llevado horas, incluso días.
La idea de hacerse un retrato se asoció con una ocasión especial, ya sea para conmemorar un cumpleaños, un logro o una celebración.
La idea de un retrato era tomarse el tiempo para capturar el momento significativo. Esta tradición se transmitió incluso cuando las cámaras entraron en juego.
Se piensa que la gente de la época tenía esta mentalidad de que era un momento serio y significativo incluso cuando se introdujo la fotografía.

La obsesión victoriana por los retratos de los muertos.
Otra razón por la que ves a la gente luciendo seria podría ser la tradición victoriana de tomar fotos de los difuntos, lo que se hizo casi popular.  Esto se debe a que, a diferencia de hoy, las fotos se veían como una forma de capturar una ‘presentación congelada’ de una persona.
A diferencia de la idea actual de fotografía que se utiliza para capturar un momento en el tiempo. Una vez que fallecía un ser querido, se vestían de negro y se colocaban en posición vertical para ser fotografiados. Esto fue algo así como un proceso de documentación y fue visto como un pasaje a la inmortalidad.

La pérdida de una hija sería recuperada para el recuerdo, maquillando y
vistiendo su cuerpo y fotografiada, como si aún estuviese con vida.

 

A menudo se piensa que estos retratos han sido la razón por la cual las personas asocian algunas de las primeras fotografías de retratos con seriedad.

Sin embargo, las fotos eran solo un estilo de retrato. Sonreír fue desaprobado desde 1800 hasta 1900.  Además de tener un interés inusual en fotografiar a los muertos, los victorianos y los eduardianos desaprobaban sonreír. En ese momento, sonreír se consideraba idiota y una acción de clase baja. Se creía que ser serio y mantener una cara seria era la expresión facial más poderosa y elegante y nadie sonrió para las fotos, por lo que parecer serio era importante en los retratos.  (Aunque no hay forma de probar esta teoría, se puede aprender a través de textos y documentos históricos).

En conclusión.
En general, las personas nunca sonríen en fotos antiguas por varias razones. La tendencia común está relacionada con lo que era aceptable en ese momento y los obstáculos técnicos.
Sonreír en fotografía y retratos fue inicialmente un desafío debido al tiempo que tomaba capturar una imagen.

Escuela Graduada de Varones – Buenos Aires 1889.

Aparte del aspecto técnico, otro factor fueron los estándares e ideales de la época. Por ejemplo, sonreír se miraba con desdén y se consideraba impropio.
Es casi imposible encontrar fotografías de retratos sonrientes de esas épocas, lo que ha alimentado la curiosidad de la gente que sucedió a aquellas épocas.

 

Fuente: Time Vox
https://tibtit.com/475855/sabias-que-las-razones-por-las-que-nadie-sonreia-en-las-fotos-antiguas/
Imágenes de Internet, créditos a quienes correspondan.

COMPARTIR:

Comentarios