Viernes 14 de Junio de 2024

Hoy es Viernes 14 de Junio de 2024 y son las 04:11 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 21.5º

21.5°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

27 de marzo de 2023

Quien inventó el metegol.

Fue un joven poeta anarquista gallego, Alejandro Campos Ramírez, quien inventase el Metegol para animar a la niñez víctima de la Guerra Civil Española.

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

"Me dolía ver a aquellos niños cojitos, tan tristes porque no podían jugar al fútbol con los otros niños… Y pensé:  si existe el tenis de mesa, ¡también puede existir el fútbol de mesa!".
Fue así como en 1937, este joven Alejandro, se las ingenia para crear un rústico Taca-Taca (metegol, para nosotros), que alivió el dolor de la niñez víctima de una guerra brutal.

"Conseguí unas barras de acero y un carpintero vasco refugiado allí, Javier Altuna, me torneó los muñecos en madera. La caja de la mesa la hizo con madera de pino, y la pelota con buen corcho catalán, aglomerado. Eso permitía buen control de la bola, detenerla, imprimir efecto” , le expresó al periodista catalán Víctor Amela.

Alejandro era un joven gallego, residente en el pueblito de Finisterre. Soñaba con ser arquitecto, pero ofició de albañil. Su alma bohemia y buscadora le permitió conseguir un trabajo de ayudante en una imprenta. Al fin estaba cerca de quienes cultivaban una de sus mayores pasiones: la poesía.

Por esos años se definía a sí mismo como un idealista práctico, una versión de libertario que quería crear, aquí y ahora, el mundo nuevo que llevaba en su corazón. Las ganas de hacer carne los ideales eran su bandera.
Fue en ese contexto que estalló la Guerra Civil española. Una bomba hizo pedazos su casa y quedó con graves dificultades respiratorias y un problema crónico en una de sus piernas. “Era el año 1937. Me gustaba el fútbol, pero yo estaba cojo y no podía jugar”. Fue de esta forma como, empatizando con los niños y niñas que la guerra mutiló, tomó la resolución de crear una herramienta que aliviara los amargos días de los pequeños inocentes.

Viendo que la Dictadura de Franco iba a terminar asesinándolo, emigra a Francia y luego a Guatemala. Retoma la poesía y perfecciona su Futbolín, como le llamó al invento.
Se termina radicando en México, donde colabora con el poeta León Felipe y se suma a la vida intelectual de esa nación. Cambia su nombre para homenajear a su pueblo, y desde entonces y hasta ahora, sería Alejandro Finisterre.

Humilde, no quiso ningún reconocimiento por el invento que tantas jornadas nos ha alegrado a todos. “Bah…, de no inventarlo yo, lo hubiese inventado otro…”, señaló hace un tiempo.
Murió en 2007 confiando en que. objetos como el humilde Taca-Taca, fruto del ingenio y la empatía, serían imperecederos, pese al avance de la tecnología. En sus últimos días escribió: "Yo creo en el progreso: hay un impulso humano hacia la felicidad, la paz, la justicia y el amor, ¡y ese mundo un día llegará!”.

¿Podría acaso faltar este hincha de San Lorenzo?

 

Fuente: María Rosa Valdivia. (Foto acompaña la nota, su crédito a quién corresponda).
Imagen del papa Francisco, de internet, crédito a quien corresponda.

COMPARTIR:

Comentarios