Martes 7 de Febrero de 2023

Hoy es Martes 7 de Febrero de 2023 y son las 22:12 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 30.5º

30.5°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

3 de noviembre de 2022

LA LLEGADA DEL GRAF ZEPPELIN A BUENOS AIRES / Amancio Williams - Aviador Civil, Arquitecto (1913-1989)

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.


“En 1934 el Graf Zeppelin realizó su primer viaje desde Alemania a Buenos Aires con escala en Río de Janeiro, luego de cruzar el Atlántico  -Por aquel entonces yo tenía 21 años y estaba dedicado a pleno a la aviación- En la mañana del 30 de junio, el Zeppelin llegó al Río de la Plata. Yo había sido designado como piloto en una escuadrilla que tenía que recibirlo y acompañarlo hasta Buenos Aires, dándole la bienvenida en nombre de la aviación civil. La escuadrilla consistía en aviones Fleet; un biplano de dos plazas construido en una liviana estructura de tubos metálicos totalmente cubierta con tela pintada: el cuerpo en azul y las alas en color aluminio. Un excelente y maniobrable avión con motor radial de 160 HP (caballos). Partimos con la primera claridad del alba, en una helada mañana de invierno. Mi asiento no era nada confortable pues consistía en mi paracaídas plegado en un duro paquete. Yo mismo estaba dentro de un abrigado over-all, casco de cuero, antiparras especiales de aviación para proteger mis ojos del viento, gruesas medias de lana y largos guantes de gamuza. Mi apariencia tenía cierta curiosa similitud a la de los astronautas de la actualidad. Frente a mi abierto cock pit (receptáculo): un parabrisas de celuloide transparente. A mis espaldas había otro receptáculo similar para un observador. Al acercarnos hacia el exterior del Río de la Plata vi, allá muy lejos sobre el horizonte, un apenas distinguible punto; segundos después este punto se transformó en algo alargado. Entonces aparentó ser un minúsculo cigarro gris flotando sobre el horizonte y la gran masa de agua. Luego de unos momentos comencé a distinguir la forma de un Zeppelin, algo que nunca había visto antes. Finalmente el Zeppelin, este objeto de 240 mts estaba frente a nosotros.

Majestuosa vista en vuelo desde debajo del Dirigible Graf Zeppelin con sus 240 mts. de largo, donde, para que se tenga una idea comparativa de su gigantesco tamaño, pensemos en que un tren de origen chino, del Ferrocarril Sarmiento que, con sus nueve (9) coches su largo es de 207 metros.

 

-La escuadrilla giró hacia la derecha para dejar libre la línea de vuelo del Zeppelin, luego hicimos otro giro de 180º deslizándonos hacia la izquierda hasta que nuestra línea de vuelo quedó paralela y muy próxima a la del dirigible, apuntando en dirección a Buenos Aires. Nuestra escuadrilla se desplazaba a la izquierda del Zeppelin, entre él y la línea de costa argentina. Como mi avión era el último del ala derecha de la formación en V de la escuadrilla, al realizar el último movimiento me convertí en el hombre más próximo al Zeppelin, ubicado a unos 80 mts de mí. Recuerdo que mis alas estaban perpendiculares a sus 240 mts de longitud. Por razones de seguridad, nuestra altura estaba a 20 mts. por debajo de la quilla del Zeppelin, que volaba a una velocidad de crucero de 120 km/h. Como la nuestra era del orden de los 160 km/h, nuestra escuadrilla tenía que reducir con dificultad su velocidad. Podemos imaginar la grandiosidad de la vista que estaba gozando. Es algo difícil de explicar; no era solamente la impresión de esta enorme y maravillosa forma, sino también la elegancia y suavidad de los movimientos del Zeppelin, que podía percibir con nitidez. Nunca lo olvidaré: como fondo, a la derecha de mis dos alas plateadas, mirando hacia arriba aparecía el precioso Zeppelin plateado, con sus elegantes movimientos contra el cielo. Hacia abajo el precioso Río de la Plata, plateado en la luz mañanera; la extendida línea de costa del Uruguay; la visión de ese país y la sensación de que más allá se encontraba el continente Sudamericano. Desde la línea costera hasta el horizonte, es decir hacia el Norte, el panorama estaba cubierto por la niebla de la mañana como un suave velo gris plateado que subía hacia arriba, hasta que mis ojos encontraban la quilla del Zeppelin, la grandiosidad de su casco y la explosión de la plateada luz.


Fuentes e imágenes de Consulta:
Archivo General de la Nación.
BIEDMA RECALDE, Antonio María. (1969) Crónica histórica de la aeronáutica argentina. Co-lección Aeroespacial Argentina.
BIEDMA RECALDE, Antonio María. El D-LZ 127 "Graf Zeppelin" en el cielo de Buenos Aires.
Revista Nacional de Aeronáutica. Junio de 1960.
CASTELLI, Roberto Carlos, BONVISSUTO, Vicente. (1988) Jorge Newbery y el legado de su ge-nio luminoso. Círculo de Suboficiales de las Fuerzas Armadas. Buenos Aires. Argentina.
Paginas Web:
Histarmar: Archivo fotográfico de Hernán Álvarez Forn
http://www.histarmar.com.ar/.../AlvarezForn-GrafZeppelin.htm
http://www.airships.net/lz127-graf-zeppelin/history

COMPARTIR:

Comentarios