Jueves 30 de Junio de 2022

Hoy es Jueves 30 de Junio de 2022 y son las 22:10 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 9.9º

9.9°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

23 de mayo de 2022

EL OBELISCO DE GARDEL. Cómo surgió la idea de su construcción.

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

Perteneciendo yo a la Junta de Estudios Históricos de los Barrios del Oeste, en el año 2005, quien era su presidente en esos momentos, el historiador, Dr. Eduardo Mario Favier Dubois  nos contó en el transcurso de una charla:
    
      “En cierta oportunidad, varios años ya, le escuché a Mariano Molina y Vedia -quien concurría a la “Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires”, en representación por la “Junta de los Barrios de Núñez y Saavedra”-,  la anécdota donde refería que, por ser sobrino de Mariano de Vedia y Mitre, que fuera Intendente de Buenos Aires en 1936, recordaba que:

 

-Un día su tío –intendente-  cayó a la casa a comer, furioso y diciendo  “Voy a hablar con Amilcar  (Amílcar Razoli era su Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Buenos Aires)  porque tenemos que hacer algo en la Plaza de la República, y ya mismo para que no la ocupen.  Porque en el Concejo Deliberante tienen la iniciativa, del pésimo gusto, de poner una estatua de Gardel ahí.  Y entonces tenemos que hacer algo, alguna cosa, para impedir que la pongan”.

     Y así, entre qué podemos hacer y que no hacemos... resolvieron hacer el OBELISCO!”

     Y lo hicieron en 31 días, entre gallos y media noche, para impedir poner una estatua de Gardel en ese lugar, que juzgaban de muy mal gusto. Y hacer el obelisco resultaba fácil, porque no requería de ningún arte estatuario que insumiese tiempo, era poner ladrillos, revoque, pintura y ya está.

     Desde el gobierno  (conservador) se dijo que representaba un homenaje a la República, por el cuarto centenario de la pretendida fundación de Buenos Aires por Pedro de Mendoza de 1536.

     Y por muchos años el obelisco tuvo mucha oposición, hubieron muchísimos chistes y tomaduras de pelo, porque se lo juzgó como algo inútil, que al común de la gente no le decía nada.

 

El obelisco en tres momentos,  con andamios,
sin ellos y 84 años más tarde.

 

     Ciertamente, su hacedor, el arquitecto Alberto Previsch, por esos días había regresado de Washinton, donde se habría sentido atraído por el obelisco que allí se encuentra, y habría traído el modelo de aquel  -más delgado y más alto que el nuestro-,  por lo que la idea, seguramente debió de haber partido de ahí. (Acotado por la historiadora Susana Haydee Boragno).

 

    -Así, el obelisco se elevó al cielo –inaugurado un 23 de mayo del año 1936-  como un  curioso adefesio carente de toda identidad. 
    Mas…, paradójicamente con el correr del tiempo, a alguien se le ocurrió plasmar en la tapa de alguna partitura tanguera,  y en afiches cinematográficos  de esas  películas que protagonizara Gardel... algunas fotos de “Carlitos”, con su varonil elegancia, su pinta porteña, plantado sobre la ancha “calle” Corrientes identificada  CON EL OBELISCO COMO FONDO.

Carlitos Gardel, tan inmortal como “Los inmortales”,
con su porteñísimo obelisco asociado a su imagen.

 

    Irónicamente, quienes con su pacata moral y con su soberbio menosprecio de clases, quisieron negar el espacio de la Plaza de la República para que Gardel tuviera el homenaje de su monumento, jamás imaginaron que,  desde el más allá, sería el propio Gardel quien le diera al obelisco la identidad que hoy posee.

     Las partituras de su música, los afiches de sus películas y ciertas publicidades  viajaban por  todo el mundo, transportando su inmortal  imagen,  siempre plantada en la “calle” Corrientes, con el obelisco de fondo… “EL OBELISCO DE GARDEL!”.-
 


Fuente: Archivo de El Recopilador
Imágenes, tomadas de internet –créditos a quienes corresponda-

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!