Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 14:49 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 14.3º

14.3°

EL CLIMA EN Buenos Aires

EL RECOPILADOR

26 de junio de 2023

1847: La fábrica NOEL, de Carlos Calvo y Defensa

En la foto vemos la fábrica Noel, que originalmente se llamó el Sol. fuente AGN

Por: Francisco Álvarez (El Recopilador)

Historias cercanas.
Halladas a la vuelta de una esquina.

-¿No parece que haya sido aquí, no?

Pero sí, aquí estuvo la primera Fábrica a vapor de Confites y Dulces marca Noel en la Argentina.
Su fundador Carlos Noel Echave, nacido en Guetaria, España, instaló su fábrica de dulces en la esquina de Europa (hoy Carlos Calvo) y Defensa en el año 1847 y la denominó “Fábrica de dulces El Sol”.

En los primeros tiempos de la fábrica, los de su padre Carlos, allá por 1850, los dulces se vendían en puestos ubicados en la Recova y en los alrededores del Cabildo; hasta que tuvo un enorme éxito, ampliando sus ventas y oferta, agregando la fabricación de caramelos, yemas y mazapanes.

Uno de sus principales clientes fue Manuelita Rosas, la hija del exgobernador, que contaba con las dulzuras de “El Sol” cada vez que organizaba una fiesta.

Al fallecer en 1865, se hizo cargo de la Fábrica su hijo Benito, cambiándole el nombre por Noel, el apellido familiar de sus propietarios.
En 1875 adquirió terrenos en la zona de la Boca, Benito fallece en 1916 y sus hijos continuaron con el negocio familiar en la calle Patricios desde 1920-

En 1871, Benito Noel, continuando con el emprendimiento de su fallecido padre, el vasco Carlos Noel Echave; compró una quinta (luego conocida como "Isla Noel",) en el arroyo Espera, cerca del Rama Negra, de islas de Tigre; donde hizo plantar árboles de duraznos, ciruelas, peras y manzanas.
Con sus frutos, abastecía la fábrica de dulces y confites "El Sol", que estaba ubicada en lo que sería hoy Defensa y Cochabamba de la Capital.
En 1875, mudó la fabrica a La Boca, cambiando la denominación de los productos por "Benito Noel & Cía", alcanzando la producción de 40 toneladas de dulce de membrillo en 1910.

Benito Noel falleció en diciembre de 1916. Algunos dijeron qué de tristeza, pues una semana antes había fallecido su mujer.
Cuando la carroza fúnebre llegó a la esquina de Callao y Quintana, los obreros de la fábrica, la mayoría españoles, decidieron llevar el féretro a pulso hasta el interior del cementerio.
Una placa en el Cementerio recuerda al vasco emprendedor, con una frase digna de su empuje:  “No lo lloréis, imitadle!”;  mensaje que entendieron sus hijos Carlos y Martín, quienes siguieron hasta 1994 con la empresa, momento en que al retirarse ambos de la actividad, Noel resulta adquirida por Arcor.
 

 

Fuentes: José Luís González
Imagen, AGN (Archivo General de la Nación)

COMPARTIR:

Comentarios