Jueves 20 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 20 de Junio de 2024 y son las 05:34 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 10.1º

10.1°

EL CLIMA EN Buenos Aires

LAS MIL Y UNA SALSA

7 de abril de 2024

Las mil y una salsas: Pesto, una Explosión de Sabor en Tu Cocina

Por: Carlos Rodriguez

Descubrí la receta clásica, su historia y los consejos clave para preparar un pesto fresco y delicioso que elevará tus platos italianos a otro nivel.

Historia: 

El pesto es una salsa italiana clásica originaria de la región de Liguria, en el noroeste de Italia, específicamente de la ciudad de Génova. Su historia se remonta siglos atrás, hasta la época romana, aunque la versión moderna del pesto tal como la conocemos hoy en día se desarrolló en la Edad Media.

El término "pesto" proviene del verbo italiano "pestare", que significa "machacar" o "aplastar", en referencia al método tradicional de preparación de la salsa. Inicialmente, el pesto se elaboraba machacando a mano los ingredientes en un mortero de piedra, lo que permitía liberar los aceites esenciales de las hierbas y crear una mezcla aromática y sabrosa.

La receta original del pesto estaba compuesta principalmente por hojas de albahaca fresca, piñones, ajo, queso parmesano o pecorino rallado y aceite de oliva virgen extra. Estos ingredientes se trituraban juntos en el mortero hasta obtener una pasta suave y homogénea.

Durante siglos, el pesto fue un alimento básico en la cocina de Liguria y se consumía principalmente con pasta, especialmente con la variedad local de pasta conocida como "trofie" o "linguine". Sin embargo, con el tiempo, el pesto se popularizó en toda Italia y en el extranjero, convirtiéndose en un elemento básico en la cocina italiana contemporánea.

A lo largo de los años, se han realizado variaciones regionales y personales de la receta tradicional del pesto, utilizando ingredientes como rúcula, espinacas, nueces o avellanas en lugar de los piñones, o añadiendo ingredientes como tomates secos o aceitunas para darle un toque diferente.

 

Ingredientes:

  • 2 tazas (aprox. 50g) de hojas de albahaca fresca
  • 1/2 taza (aprox. 50g) de queso parmesano rallado
  • 1/3 taza (aprox. 35g) de piñones (puedes sustituir por nueces)
  • 2 dientes de ajo, pelados
  • 1/2 taza (aprox. 120ml) de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto

Hay que recordar siempre que si no tenes un producto de la lista se puede no poner ninguno en el caso de los piñones o nueces o en el caso del aceite o queso rallado se puede usar otra clase del mismo producto, cocinar también es arreglarsela con lo que uno tiene.

 

Preparación:

El pesto es una salsa italiana clásica, conocida por su sabor fresco y vibrante. Sigue estos pasos para preparar un pesto casero que deleitará tu paladar:

  1. Seleccionar ingredientes frescos: Opta por hojas de albahaca fresca y verde intenso, así como por queso parmesano recién rallado. La frescura de los ingredientes es clave para obtener el mejor sabor en tu pesto.

  2. Tostar los piñones (opcional): Si lo deseas, puedes realzar el sabor de los piñones tostándolos en una sartén seca a fuego medio durante unos minutos, revolviendo con frecuencia, hasta que estén ligeramente dorados y fragantes. Esto añadirá un delicioso toque de nuez al pesto.

  3. Preparar la albahaca: Lava cuidadosamente las hojas de albahaca y sécalas bien con papel de cocina o un paño limpio para eliminar cualquier exceso de humedad.

  4. Mezclar los ingredientes: En un procesador de alimentos o licuadora, coloca las hojas de albahaca, el queso parmesano rallado, los piñones tostados (o nueces) y los dientes de ajo pelados. Agrega una pizca de sal y pimienta al gusto.

  5. Agregar el aceite de oliva: Con el procesador de alimentos en funcionamiento, vierte lentamente el aceite de oliva virgen extra a través del tubo de alimentación, hasta que todos los ingredientes estén bien combinados y se forme una mezcla suave y homogénea. Puedes ajustar la cantidad de aceite según la consistencia deseada.

  6. Corregir la sazón: Prueba el pesto y ajusta la sazón con sal y pimienta según tu preferencia personal. Si lo deseas, también puedes agregar más ajo para un sabor más pronunciado.

  7. Almacenar y servir: Transfiere el pesto a un frasco hermético y cúbrelo con una fina capa de aceite de oliva para evitar que se oxide. Puedes almacenarlo en el refrigerador durante varios días o congelarlo en porciones individuales para un uso futuro. 

 

Opciones de comida:

El pesto es una salsa muy versátil que puede utilizarse en una amplia variedad de platos y preparaciones culinarias. Aquí tienes algunas sugerencias sobre cómo puedes usar el pesto en tus comidas:

  1. Pasta: Este es el uso más clásico del pesto. Puedes mezclarlo con pasta recién cocida, como spaghetti, linguine, penne o fusilli, para crear platos deliciosos y llenos de sabor. Agrega algunas verduras salteadas o proteínas como pollo o camarones para una comida más completa.

  2. Sándwiches y bocadillos: Úsalo como aderezo para sándwiches o bocadillos. Unta una capa de pesto en el pan o la tortilla antes de agregar tus ingredientes favoritos, como jamón, queso, tomate y lechuga, para darle un toque de frescura y sabor.

  3. Ensaladas: Utiliza el pesto como aderezo para ensaladas verdes, de pasta o de patata. Mezcla una cucharada de pesto con aceite de oliva y vinagre balsámico para crear una vinagreta deliciosa y aromática.

  4. Pizza: Úsalo como salsa base para pizzas caseras en lugar de la salsa de tomate tradicional. Cubre la masa de pizza con una capa generosa de pesto y agrega tus ingredientes favoritos, como queso mozzarella, tomate, champiñones, espinacas y piñones.

  5. Mariscos y pescados: Utilízalo como condimento para mariscos y pescados a la parrilla, horneados o asados. Unta una capa de pesto sobre filetes de salmón, lubina o camarones antes de cocinarlos para darles un sabor extra y un acabado hermoso.

  6. Huevos: Añade una cucharada de pesto a tus huevos revueltos, tortillas o frittatas para darles un toque de sabor italiano. El pesto combina especialmente bien con huevos y es una forma deliciosa de darles un giro diferente.

  7. Salsas y dips: Utilízalo como base para salsas y dips. Mezcla el pesto con yogur griego, crema agria o queso crema para crear salsas y dips para mojar verduras, palitos de pan o chips de tortilla.

Estas son solo algunas ideas, pero la versatilidad del pesto significa que puedes experimentar y encontrar formas creativas de incorporarlo en tus comidas favoritas

COMPARTIR:

Comentarios