Domingo 21 de Abril de 2024

Hoy es Domingo 21 de Abril de 2024 y son las 08:35 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 21.4º

21.4°

EL CLIMA EN Buenos Aires

SALUD

30 de marzo de 2024

Estrés y ansiedad: qué son y cómo enfrentarlos

A nivel mundial 300 millones de adultos padecen ansiedad. Según el último informe global presentado por Voices! Argentina se destaca como uno de los países con mayores niveles de estrés.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que el estrés es la respuesta del organismo frente a una exigencia, que no necesariamente tiene que ser negativa; cuando pasa a ser excesiva tiene consecuencias físicas o psíquicas y se lo conoce como distrés o estrés negativo. El 50% de los argentinos evalúa su nivel de estrés de forma negativa así lo demuestran los resultados del informe de Voices!. Los jóvenes son el segmento de la población más afectada:

● Los mayores de 65 años evalúa este aspecto de su salud de forma negativa en un 24%;

● Entre los adultos de 35 a 49 años lo hacen el 59%,

● Las personas de 25 a 34 lo reconocen el 58%,

● Entre los jóvenes de 16 a 24 lo identifican el 56%.

La OMS estima que más de 300 millones de adultos en todo el mundo padecen algún trastorno de ansiedad, siendo más frecuentes en las mujeres (63%) que en los hombres (37%). En Argentina, el Ministerio de Salud informa que 1 de cada 3 personas presenta un problema de salud mental a partir de los 20 años, siendo los trastornos de ansiedad una de las problemáticas más frecuentes.

La ansiedad y el estrés son dos fenómenos que afectan a muchas personas en el mundo, especialmente en tiempos de crisis o incertidumbre. Al respecto la Lic. Verónica Vega, psicóloga en LifeCenter Luján, considera que “por lo general el estrés y la ansiedad van juntos, una persona que está en un estado constante de ansiedad está estresada justamente porque no hay descanso y en un estado de agitación mental que no permite parar. Pero a la vez una persona que se estresa constantemente va a desencadenar un estado ansioso porque el organismo empieza a funcionar en estado de alerta constantemente, por lo general tanto el estado de ansiedad y estrés suelen ir juntos y los síntomas son muy similares”.

Actualmente el uso de la palabra estrés tiene una gran difusión en nuestro lenguaje cotidiano habiéndose convertido en un término de uso muy común. Se pueden diferenciar entre un tipo de estrés productivo o positivo (eu-estrés) que posibilita respuestas eficaces, potentes y facilitadoras de bienestar, y un estrés destructivo (di-estrés) que se acompaña de sufrimiento, tensiones y escasa eficacia. Al respecto la Lic. Verónica Vega, comenta que “el estrés responde ante la exigencia que puede ser externa o interna y que supera los recursos necesarios que tiene el organismo para dar respuesta. Nosotros tenemos un ritmo de 24 horas y cuando tratamos de poner más de lo que un día nos permite estamos ante un exceso de presente, el exceso de querer responder a más de lo que el cuerpo puede responder en un día es el estrés; si esto se sostiene en el tiempo tendrá manifestaciones clínicas”.

Para la American Psychological Association (APA) el estrés excesivo puede empeorar factores de riesgo existentes como la hipertensión y altos niveles de colesterol. Así como también los sentimientos que lo acompañan pueden tornarse en depresión crónica. En este sentido, Vega agrega que “algunas de las manifestaciones clínicas que presentan las personas estresadas suelen ser la aceleración cardiaca, dolores de cabeza, aumento de glucosa en sangre; cuando todo el sistema empieza a exigirse para responder a estas demandas empieza a liberarse cortisol, que es conocida como la hormona del estrés y es posible medirla mediante un análisis de sangre u orina”.

En cambio, la ansiedad alude a un estado de agitación e inquietud desagradable caracterizado por la anticipación del peligro, el predominio de síntomas psíquicos y la sensación de catástrofe o de peligro inminente, es decir, la combinación entre síntomas cognitivos y fisiológicos, manifestando una reacción de sobresalto, donde el individuo trata de buscar una solución al peligro, Sobre esto la Lic. Vega sostiene que “por lo general la emoción predominante suele ser el miedo, sentimientos internos como todo aquello que la persona siente que no lo puede resolver porque se anticipa a situaciones que todavía no sucedieron porque la ansiedad es un exceso de futuro y no podemos actuar sobre él”.

“Las técnicas de afrontamiento tanto para el estrés como para la ansiedad son similares. Lo primero es bajar el nivel de cortisol, para ello la actividad física, las técnicas de meditación o de respiración y todas aquellas actividades que nos puedan ayudar a recuperar la estabilidad van a tener un impacto positivo. También va a ser útil todo lo que tenga que ver con un reordenar los hábitos de alimentación y del sueño, así como abandonar el consumo de sustancias psicoactivas que nos dejan en un estado de aceleración constante” asegura la Lic. Vega.

En conclusión la Lic. Vega afirma que lo ideal “es un abordaje interdisciplinario, tal como hacemos en LifeCenter Luján, que contemple lo físico, lo mental, lo espiritual y lo social entendiendo que el ser humano tiene esas cuatro áreas fundamentales que interactúan constantemente porque somos un sistema dinámico con cambios constantes. A su vez como profesionales es fundamental que le brindemos a las personas un dispositivo para que pueda tomar conciencia de los valores fundamentales que sostienen la salud, el bienestar a fin de adquirir los hábitos necesarios y también para empezar a enfocarse en las posibles causas que lo llevaron a estar en ese lugar”.

Sobre Lic. Verónica Vega

Veronica Vega (MN 48558) es licenciada en psicología clínica orientada al bienestar de las personas. A lo largo de su carrera se ha especializado en Medicina del Estilo de Vida y en Logoterapia. Así como también se ha focalizado en tratamientos de ansiedad, depresión, estrés postraumático y el fomento de cambio de hábitos.

 

LifeCenter: el camino hacia una vida más saludable y equilibrada

LifeCenter, ubicado en Luján, a pocos kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, es un centro de promoción de la salud y el bienestar, que ofrece programas diseñados para ayudar a los pacientes a iniciar un camino hacia una vida más saludable y equilibrada. Se caracteriza por su enfoque integral y personalizado en el tratamiento del estrés crónico, el sobrepeso, la adicción al tabaco y el bienestar en general. El centro cuenta con un equipo interdisciplinario dirigido por Alejandro Cesano integrado por médicos, psicólogos, nutricionistas, especialistas en ejercicio físico, expertos en el manejo del estrés y otras disciplinas relacionadas con el bienestar.

El programa de tratamiento del estrés crónico permite identificar las causas y reconocer su impacto a lo largo del tiempo; así como también desarrollar estrategias para resolverlo y sostenerlo a lo largo del tiempo.

COMPARTIR:

Comentarios