Sábado 25 de Mayo de 2024

Hoy es Sábado 25 de Mayo de 2024 y son las 17:28 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 11.5º

11.5°

EL CLIMA EN Buenos Aires

SOCIAL

20 de febrero de 2024

La Tarifa de luz podría aumentar hasta un 300%: Impacto en los hogares

Por: Carlos Rodriguez

Aunque inicialmente el gobierno había anunciado que los sectores medios enfrentarían aumentos de hasta un 65%, y los sectores populares de hasta un 70%, los incrementos resultarán ser significativamente más elevados.

Las resoluciones que se oficializaron el pasado viernes sobre los nuevos cuadros tarifarios de Edenor y Edesur han reducido de 9 a 4 las categorías de consumo y han aumentado considerablemente la incidencia del cargo fijo en el monto final de la factura. El mayor incremento del cargo fijo recae sobre los consumos más altos. De esta manera, aquellos que consuman más de 600 kWh al mes pagarán un cargo fijo de 30.391,2 pesos, independientemente de su nivel de ingresos, al que se sumarán el cargo variable y los impuestos. En estos segmentos de consumo elevado, las subidas oscilan entre el 240% y el 300%, superando significativamente las cifras anunciadas por la Secretaría de Energía.

A pesar de que el gobierno había comunicado que los aumentos de la electricidad para los usuarios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) serían del 150% para los hogares sin subsidio (N1), del 65% para los sectores medios (N3) y del 70% para los usuarios de bajos ingresos (N2), los cuadros tarifarios muestran una realidad distinta, especialmente para aquellos que consumen más.

Un hogar de ingresos bajos (N2) que consuma, por ejemplo, 610 kWh al mes pagará 30.391,2 pesos de cargo fijo y 19.264 pesos de cargo variable (610 kWh x 31,58 pesos). Esto significa que tendrá que desembolsar 49.655 pesos sin impuestos, un 306,5% más de lo que pagaba hasta ahora.

Esta subida se explica principalmente porque el cargo fijo que deben abonar se ha disparado de 5713,6 a 30.391,2 pesos, un aumento del 431%. Por otro lado, el cargo variable ha aumentado apenas de 10,66 a 31,58 pesos por kWh, un 196% más. Esto se debe a que el precio mayorista de la electricidad para los sectores medios y bajos se ha mantenido relativamente estable, ya que el gobierno aún no ha comenzado a revisar el régimen de subsidios, lo cual se realizará en la audiencia pública programada para el 29 de febrero de este año.

Después de esta audiencia, donde la Secretaría de Energía presentará el nuevo esquema de subsidios y segmentación por ingresos, el cargo variable se ajustará aún más para la mayoría de los usuarios de clase media y baja. De hecho, aquellos que ya no reciben subsidio pagarán un cargo variable significativamente más alto. Por ejemplo, un usuario R4 que no tiene subsidio pagará 87,11 pesos por kWh, mientras que un usuario de clase baja en el mismo segmento de consumo pagará 31.58 pesos. En el caso de la clase media, el consumo por debajo de los 400 kWh se pagará a 32,46 pesos por kWh, mientras que el excedente se pagará a 87,11 pesos por kWh, el mismo precio que pagan aquellos que no tienen subsidio.

La subida no solo es mayor de lo anunciado para los consumos más altos, sino también para el resto de las categorías. Un R1 de ingresos medios pagará un aumento del 130%, y un R1 de ingresos bajos un poco menos del 130%, a pesar de que el gobierno había anticipado un aumento del 65% para el primero y del 70% para el segundo.

Por otro lado, el gobierno también confirmó la semana pasada que las tarifas de Edesur y Edenor comenzarán a indexarse mensualmente a partir de mayo, utilizando un indicador que contemplará la variación de salarios, inflación mayorista e inflación minorista. En este nuevo índice, la variación salarial tendrá un peso del 55%, la inflación mayorista del 25% y la inflación minorista del 20%.

Además, desde el viernes pasado también entraron en vigencia aumentos para los comercios y las industrias que se abastecen de energía eléctrica a través de las redes de Edesur y Edenor. En estos casos, los aumentos alcanzan hasta el 400%, lo que anticipa situaciones difíciles para numerosos pequeños y medianos empresarios que deberán hacer frente a un fuerte aumento de sus costos en medio de una profunda recesión económica.

COMPARTIR:

Comentarios