Domingo 14 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 14 de Julio de 2024 y son las 15:09 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 13.6º

13.6°

EL CLIMA EN Buenos Aires

ECONOMíA

5 de diciembre de 2023

No estanflación: súper depreflación

Esta semana analizamos las características de los procesos de estanflación en Argentina. Atento a las recientes declaraciones del Presidente electo, examinamos las distorsiones macro y las decisiones de políticas económica que pueden derivar en un escenario crítico para 2024.

CLAVES EN UNA PÁGINA

• Se viene un ajuste de proporciones que impactará sobre la actividad económica

• Milei sabe que el ancla fiscal es lo único a lo que puede aferrarse para legitimar con resultados la expectativa generada.

• Los efectos sobre la producción se van a sentir de forma automática. No es clara su magnitud y extensión temporal

• El eventual impacto sobre el empleo es significativo sobre la viabilidad política.

• El éxito dependerá en gran medida que la recesión se pueda encapsular rápido.

• En este informe semanal analizamos las perspectivas 2024 para la actividad económica y la trayectoria inflacionaria.

• En particular, discutimos la afirmación del Presidente electo Milei sobre una eventual estanflación profunda en 2024

• En cuanto a las variables macro para fin de año, incorporamos un indicador rojo sobre la proyección de inflación dado el inminente sinceramiento de regulados.

• Mantenemos la marca de seguimiento sobre la proyección de déficit primario.

• Sostenemos la visión sobre el Dólar MEP en $950, a pesar de la volatilidad que predominó tras el triunfo libertario.

• Dejamos estable la proyección del PBI en caída de 2%; la primera en tres años.

• Conservamos la proyección de reservas netas en una baja de U$S 8000 millones por la fuerte merma de las exportación.

 

LOS DESCALABROS MACRO

El debate económico de la semana giró en torno al término “estanflación”, que mencionó el Presidente electo alertando sobre los problemas que persistirán en 2024. Si bien no hay una definición única de este fenómeno, se vincula con períodos de retracción en la actividad económica que conviven con un entorno de inflación alta. Mirando hacia atrás, la patología parece más la norma que la excepción en la economía argentina. Pero mirando hacia delante, el panorama es aún más preocupante. No se ve con claridad que la estanflación del año próximo se resuelva rápido y se evite el ingreso a un régimen más severo.

Argentina sufre las consecuencias de la inflación alta y persistente hace por lo menos una década. Se destaca la fuerte inercia del proceso, instituciones económicas con actualizaciones cada vez más frecuentes y una elevada volatilidad en el poder adquisitivo del salario. Claro que un esquema de inflación alta del 30% poco tiene que ver con el estadio actual, cercano al 200%. El incesante espiral ascendente fue la norma estos años. Se explica por falta de credibilidad sobre las posibilidades de ordenamiento macro. En los momentos en que se intentó emprender un recorrido fiscal, monetario y cambiario prudente, las urgencias políticas rompieron el programa a la mitad o se sufrió el impacto de fenómenos exógenos. A las puertas de un episodio híper inflacionario, la cuestión de los precios está en el tope de las preocupaciones. La estrategia técnica que elija el nuevo Presidente es casi un dato irrelevante para buena parte de la población. Lo relevante es que avance con efectividad en su resolución.

Para bajar la inflación hace falta un plan integral apropiado por el sector privado, que lleve a una porción importante de los actores económicos a tomar las decisiones usándolo como una hoja de ruta. Esto implica, por ende, superar la falla de coordinación entre el gobierno y los agentes.

¿Qué ofrece el Presidente Milei para revertir la dinámica aciaga de los años previos? Para empezar, abreva ideológicamente en un enfoque pro mercado pleno, con un abordaje ortodoxo a la hora de describir la raigambre monetaria del problema inflacionario. También sumó como líder del equipo económico a Luis Caputo, que le aporta conexiones reales con fondos globales y la posibilidad de diseñar un programa (¿para dolarizar?) que mantenga un equilibrio entre lo ideal y lo viable. Faltan precisiones, pero sin dudas los primeros meses mostrarán un gabinete “haciendo el trabajo sucio” para anclar las expectativas y poner en caja el riesgo de hiperinflación.

En esa primera parte de 2024 posiblemente se definan las chances de éxito de la administración de Milei. La estanflación que postula Milei presume un sostenimiento o leve agudización de los problemas registrados este año. En 2023 se rompió la continuidad de dos períodos consecutivos con variación positiva del PBI y la economía volvió a caer. La retracción (del 2%) se explicará casi exclusivamente por el desplome del agro, fruto de la sequía. Si se neteara la incidencia del sector primario, el PBI 2023 crecería entre 1% y 1,5%. Es por esto que la recesión macro hoy parece asintomática. No afectó la creación de empleo, que siguió creciendo firme en casi todos los segmentos evitando que la desocupación sea un problema.

 

SÚPER DEPREFLACIÓN

Hasta el momento en que la aceleración inflacionaria rompió un umbral de tolerancia, la demanda interna tiraba fuerte y se veían altos niveles de consumo de quienes “huían del peso” y se refugiaban en bienes y servicios. El contraste con 2024 puede ser significativo. En la historia económica argentina siempre se verificó que los empresarios redimensionan su estructura de costos en contextos de debilidad en las ventas, menor rotación de productos y utilización reducida de la capacidad instalada. El pronóstico de Milei sobre la “estanflación” venidera se puede quedar corto. La economía en 2024 podría ingresar en un ciclo de súper depreflación. Esta patología podría determinar:

• Una depresión económica de mayor magnitud y duración que una mera recesión en la actividad. Esto podría reducir la inversión privada y achicar el volumen de importaciones por los menores niveles de demanda interna. En este escenario, el PBI registraría un desplome y la recuperación posterior se registraría a menor velocidad.

• Una profundización del régimen de alta inflación, que podría verificar un nuevo salto discreto en adición a un acortamiento de duración de los contratos. Si no se coordina la carrera de precios, nada garantiza que se evite una hiperinflación.

• Destrucción de empleo, principalmente en sectores vinculados con la producción industrial y el comercio. Si las perspectivas no son de un “rebote en V”, es probable que los empresarios ajusten su planta de personal y achiquen costos fijos en función al nuevo contexto de menores operaciones

De los primeros lineamientos del gobierno de Milei trasunta que la recesión sería un fenómeno inducido. Dicho de otra forma, un menor PBI per cápita sería un resultado buscado para enfriar una economía en desequilibrio entre oferta y demanda. No un daño colateral, sino el centro del programa anti inflacionario. El riesgo, claro está, es que la economía entre en la trampa contractiva que implica el esquema de súper depreflación.

Nada garantiza que la “paz de los cementerios” aplaque la efervescencia de precios si las señales de la macro no son consistentes. En ese sentido, las necesidades de ajuste fiscal compatibles con un contexto de menor producción, reducción de la base imponible y sin impulso del sector público se vuelven mayores. ¿Cuántos puntos extra del PBI se deberá recortar el gasto ante cada punto de retroceso de la recaudación como resultado de una economía más chica? La respuesta no es lineal y depende del comportamiento de variables difíciles de predecir, pero sin dudas una caída excesiva de la actividad puede hacer crujir el objetivo de convergencia fiscal en 2024

Una última arista implica pensar los eventuales efectos sociales de una crisis tan profunda. De entrar la economía en el escenario de súper depreflación, la salida será lenta y llena de obstáculos. Los efectos sobre la calidad de vida de la población serán aciagas, principalmente en materia de empleo, que es uno de los pocos problemas que hoy no tenemos. Muchas de las teorías que ahora podemos esbozar son meras elucubraciones con determinada probabilidad. En todo caso Milei deberá mostrar pericia para recalcular si la escala de la contracción 2023 resulta más difícil de conducir que lo esperado.

 

Fuente: Consultora Sarandi

Twitter: @EconomiaSarandi

Instagram: @EconomiaSarandi 

COMPARTIR:

Comentarios