Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 16:07 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 13.6º

13.6°

EL CLIMA EN Buenos Aires

GENERO

3 de junio de 2023

Miriam Louisa Rothschild, zoóloga y entomóloga, experta en pulgas

Amante de la ciencia y la naturaleza, la científica inglesa Miriam Rothschild (1908-2005) se formó de manera autodidacta en entomología y botánica. Pasó gran parte de su vida estudiando y coleccionando insectos y, así, se convirtió en una de las autoridades mundiales en la materia. Era experta en insectos parásitos y, sobre todo, en pulgas; no en vano fue apodada por sus colegas como la Reina de las Pulgas

Miriam Louisa Rothschild nació el 5 de agosto de 1908 en la finca familiar Ashton Wold, cercana a la ciudad de Peterborough, en el norte de Inglaterra, en el seno de una poderosa familia de banqueros judíos. De niña, su casa fue su escuela, y aprendió de su padre y mentor, Nathaniel Charles Rothschild, los secretos del mundo vegetal y animal. Juntos coleccionaban mariposas y polillas. De su madre, Rozsika von Wertheimstein, descendiente de una familia húngara judía, heredaría la afición por el deporte, el arte y la poesía.

El padre de Miriam se suicidó cuando ella tenía 15 años. Desde entonces, fue su tío Walter, hermano de su padre, quien la acompañó en su afición por la historia natural, la parasitología, la zoología y la ciencia en general. La formación académica la joven Miriam se limitaría a clases de literatura en Bedford College y unas clases nocturnas en Zoología en la Escuela Politécnica de Chelsea, Londres, entre 1928 y 1933.

Habiendo desarrollado un interés por la biología marina en Chelsea, se mudó temporalmente a la Estación Biológica Marina de Plymouth, donde se dio a conocer con estudios sobre parásitos en moluscos. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, fue destinada a Bletchley Park, uno de los secretos británicos mejores guardados en la época. Allí se trabajaba día y noche para descifrar e interpretar los códigos alemanes que varias estaciones del sur de Inglaterra interceptaban en crudo por vía inalámbrica. Aquel periodo de dos años fue uno de los pocos –si no el único– en que su actividad profesional estuvo vinculada a una institución, ya que esta mujer estudió y trabajó por su cuenta durante la mayor parte de su vida.

La mansión de Ashton Wold fue convertida en un hospital de guerra para soldados heridos. Rothschild conoció allí a George Lane, un hombre de origen húngaro judío, miembro del comando paracaidista, con quien se casaría en agosto de 1943. Juntos tuvieron siete descendientes, de los cuales tres murieron siendo niños. La pareja se divorció en 1957.

Descubridora del mecanismo del salto de la pulga

Rothschild identificó la pulga del conejo y estableció que los cambios hormonales dentro del huésped controlaban el ciclo reproductivo del parásito. También fue la primera persona en descifrar el mecanismo de salto de la pulga: estos insectos tienen en la articulación de la cadera una sustancia gomosa que les permite brincar con una singular aceleración.

Miriam Louisa Rothschild. Fuente: Royal Society.

 

Fruto de un laborioso esfuerzo frente al microscopio, que la consolidó como una científica notable, fue la creación de un catálogo en seis volúmenes de la colección de pulgas de la familia Rothschild, serie que hoy forma parte del patrimonio del Museo Británico.

Miriam Rothschild publicó en vida más de 300 artículos y libros científicos y divulgativos, tanto en solitario como en colaboración con otras personas expertas. Destacan entre ellos Fleas, flukes and cuckoos, un estudio pionero en aves parásitas; Atlas of insect tissue, Butterfly cooing like a dove y The Rothschild gardens.

Su legado incluye una biografía sobre su tío, Dear lord Rothschild: Birds, Butterflies, and History; que recoge las conferencias “Animals and man” en las que Walter documentó agresiones comunes practicadas por el ser humano a los animales.

Una activista en defensa de la naturaleza

A lo largo de su vida, Rothschild fue activista de varias causas en defensa de la naturaleza. A modo de ejemplo, en la década de 1950 ayudó a reunir evidencias científicas sobre la homosexualidad para el Informe Wolfenden, documento que llevaría a despenalizar esta orientación sexual en Inglaterra. Miriam no comía carne ni vestía prendas de cuero, señas de su actitud contraria a las prácticas crueles para con los animales. En 1962 creó un Fondo de Investigación para la esquizofrenia, dedicado a promover la comprensión, el tratamiento y la cura de esta y otras enfermedades mentales.

También participó en la gestión de numerosas sociedades donde predominaban los hombres. A modo de ejemplo, perteneció al patronato del Museo de Historia Natural, en Londres, y durante 20 años fue la única mujer miembro del selecto Club Entomológico del Reino Unido. Veló por la Sociedad para la Promoción de Reservas Naturales, previamente fundada por su padre, y ejerció de vicepresidenta de la organización que la sucedió, la Real Sociedad para la Conservación de la Naturaleza.

A pesar de no disponer de titulaciones académicas formales, Rothschild recibió numerosos honores y premios a lo largo de su carrera, en reconocimiento a su trabajo a favor de la conservación de la naturaleza y la entomología. Fue elegida miembro honoraria extranjera de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias en 1973, y la Royal Society la acogió en su seno en 1985. En el año 2000 recibió el título honorifico de Dama (Dame Commander of the British Empire). Fue galardonara con doctorados honoris causa por ocho universidades, entre ellas Oxford y Cambridge.

Miriam Louisa Rothschild murió el 20 de enero de 2005 en la casa donde creció y vivió gran parte de su vida. Tenía 96 años.

Toda mi vida me he lanzado sin esperanza contra molinos de viento.

 

Referencias

 

Sobre la autora

Edurne Gaston Estanga es doctora en ciencia y tecnología de los alimentos. Actualmente se dedica a la gestión de proyectos en organizaciones que fomentan la difusión del conocimiento de la ciencia y la tecnología.

Fuente: Miriam Louisa Rothschild, zoóloga y entomóloga, experta en pulgas

COMPARTIR:

Comentarios