Domingo 2 de Octubre de 2022

Hoy es Domingo 2 de Octubre de 2022 y son las 10:09 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 18.7º

18.7°

EL CLIMA EN Buenos Aires

14 de septiembre de 2022

Somalia en el punto de quiebre: El Director General Adjunto de Migración de la ONU pide financiamiento urgente

Por: Carlos Rodriguez

La crisis en Somalia se profundiza. Con una quinta temporada de lluvias fallida inminente, los actores humanitarios requieren mayores recursos para ayudar a las comunidades necesitadas a sobrevivir, reconstruir y fomentar la resiliencia.

“Se le está acabando el tiempo a Somalia”, dijo la directora general adjunta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Amy Pope, luego de una visita de cuatro días a Mogadiscio y Baidoa.

Las comunidades rurales de Somalia se enfrentan a las terribles consecuencias de una emergencia climática mientras lidian con décadas de inestabilidad, enfermedades y crisis económicas. Sin un rápido aumento de la asistencia, el análisis de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Somalia proyecta que la hambruna será una realidad en algunas partes del país para octubre.

“La situación en Somalia exige la atención, la solidaridad y el apoyo urgentes del mundo. Las comunidades que conocí están siendo devastadas por el cambio climático, a pesar de que Somalia es uno de los que menos contribuyen a las emisiones globales. Millones no tienen agua ni alimentos suficientes. Cientos de miles de personas podrían morir”, agregó.

La última hambruna en Somalia se declaró hace poco más de diez años en 2011 y provocó la muerte de unas 250.000 personas. La sequía actual ya se ha cobrado la vida de al menos 730 niños, pero la cifra real podría ser mucho mayor, ya que 7,8 millones de personas se enfrentan a una escasez extrema de alimentos.

Con el Gobierno Federal de Somalia y sus socios, los equipos de la OIM están trabajando contrarreloj para llegar a los más vulnerables, incluidos los miembros de las comunidades rurales, los desplazados internos y los migrantes. Los patrones climáticos son cada vez más impredecibles cada año. La Organización lleva a cabo una programación a largo plazo para desarrollar la resiliencia de las familias desplazadas y rurales frente a futuros desastres relacionados con el clima.

“En Baidoa me reuní con mujeres desplazadas. A medida que las sequías se hacían más prolongadas y frecuentes, su tierra ya no podía proveer. Pronto se agotaron sus reservas de alimentos para ellos y sus animales, ya que los precios en los mercados subieron. Sin otra opción que abandonar sus granjas, la mayoría caminó durante días bajo el sol abrasador. Una madre joven que conocí en el sitio de desplazamiento luchaba por alimentar a su bebé de seis meses, mientras que otras mujeres me dijeron que habían experimentado el peor temor de una madre, perder a su hijo”, dijo el Director General Adjunto Pope.

La sequía ha obligado a más de un millón de personas a abandonar sus hogares en busca de agua, alimentos y servicios humanitarios. Llevando la peor parte de la crisis, más del 80 por ciento de los desplazados son mujeres, niños y ancianos. La mayoría de la gente se ha asentado en pueblos y ciudades donde los servicios de apoyo ya están muy sobrecargados y el saneamiento es deficiente.

La gestión de campamentos es uno de los sectores con más fondos insuficientes, lo que significa que las personas desplazadas no tienen información sobre cómo acceder o solicitar asistencia vital. La joven madre desplazada con la que habló el Director General Adjunto no sabía, hasta que conoció al equipo de gestión del campamento de la OIM, que podía acceder a atención médica gratuita y apoyo nutricional para su hijo.

“Sin fondos suficientes, millones de personas en Somalia sufrirán las consecuencias del hambre, las enfermedades y el desplazamiento devastadores. El impacto de esta crisis se sentirá en las generaciones venideras”, concluyó el Director General Adjunto Pope.

Los donantes han estado apoyando generosamente los esfuerzos de respuesta, pero la financiación sigue siendo muy inferior a la de 2017 cuando la comunidad humanitaria evitó la hambruna a través de una rápida ampliación de la asistencia facilitada por una mayor ayuda internacional. La OIM ha llegado a más de 700.000 personas desde principios de año, pero las necesidades aumentan y muchas más necesitan apoyo urgente. La OIM aún requiere más de USD 50 millones para cumplir con nuestra meta de llegar a 2,5 millones de personas afectadas por la sequía para fines de 2023.

COMPARTIR:

Comentarios