Jueves 29 de Septiembre de 2022

Hoy es Jueves 29 de Septiembre de 2022 y son las 01:19 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 14º

14°

EL CLIMA EN Buenos Aires

ECONOMíA

9 de agosto de 2022

Plan Massa: Señal Fiscal y Trajes a Medida para sumar Reservas

CLAVES EN UNA PÁGINA

  • Massa ya está al mando y le empieza a dar su impronta a la gestión económica.
  • En su primera intervención reforzó la señal fiscal que había dado la exMinistra Batakis y le agregó un ancla monetaria.
  • El Ministro anticipó la estrategia para conseguir dólares, basada en dar ‘trajes a medida’ a diferentes sectores para promover el adelanto de exportaciones.
  • Sin viceMinistro, persisten dudas sobre la política cambiaria y anti inflacionaria.
  • En este informe semanal analizamos el ‘Plan Massa’, a partir de los lineamientos primarios de las medidas comunicadas.
  • Así, indagamos los potenciales y riesgos de su programa, tanto como evaluamos alternativas de ahorro fiscal para poder cumplir el objetivo de déficit con el FMI.
  • En relación a las proyecciones 2022, mantenemos los números del informe anterior para todas las variables macro.
  • Dejamos indicador rojo a la proyección de inflación, donde la elevada inercia se compensa parcialmente con el ancla de expectativas por el ingreso del Ministro.
  • También mantenemos marca roja para la previsión de dólar financiero, que se estabilizó en la última semana, y aún parece corrido de una posición estable.
  • Por último dejamos señal roja para la hipótesis de acumulación de reservas, con atención de la dinámica comercial.

 

HACER LO QUE HAY QUE HACER

La dinámica del gasto no aguantó. El desorden nominal producto de la alta inflación generó un desalineamiento respecto a la meta pautada con el Fondo Monetario. Al Ministro Massa le toca la aciaga tarea de poner en cuadro la política fiscal, minimizando el impacto social. Son nueve meses consecutivos de crecimiento para las erogaciones del Estado, lo cual tiene un evidente efecto expansivo, pero también potencia las inconsistencias macroeconómicas toda vez que las fuentes genuinas para su financiamiento no son suficientes. La cuenta no cierra, y en algún momento la economía cruje. Entre los factores explicativos del desanclaje del gasto contribuyen todos los ítems, aunque en distinta proporción. En particular se destaca:

  • El mayor ritmo de transferencias corrientes a las Provincias, aún cuando la situación fiscal de las jurisdicciones está más equilibrada que la del Estado Nacional.
  • La asistencia social para compensar el daño que causa la inflación. A pesar de no tratarse de la partida que más creció, explicó 57% del gasto en el primer semestre.

Los siderales subsidios a la demanda de servicios públicos (energía y transporte), en un contexto de aceleración de precios internacionales y sin auto abastecimiento. El Ministro Massa parece decidido a avanzar con firmeza en un mayor recorte de subsidios. Todo suma, pero ya es tarde para hacer la diferencia. El ticket vinculado a sostener las tarifas baratas tendrá un piso de 2,6 puntos del PBI este año. En caso de que se trabe el nuevo esquema, la cuenta ascendería a casi 3 puntos. 

El fisco viene mostrando buenos resultados en términos de recaudación desde la salida de la pandemia. Con datos a julio se acumulan 23 meses consecutivos de aumento de ingresos genuinos del fisco, que se posicionan solo a 2% del máximo del año 2015 (con menor actividad).

En el detalle, la recaudación crece tirada por ganancias (+18,9%) y los aportes de la seguridad social (+8,4%). Entre los principales tributos solo caen contra la inflación los derechos de exportación, dada la rebaja impositiva en diferentes bienes regionales y el menor ritmo de comercialización de los principales cultivos producto del desincentivo que causa la brecha.

Los números oficiales marcan una paradoja: si bien el promedio de recaudación crece un 7,3% por encima de la inflación, el agujero fiscal no se cierra. No debería resulta osado encuadrar la dinámica del gasto en línea con la suba de precios, para cerrar el año preservando el ancla mínima que constituye el programa con el FMI. De hecho sería difícil contar esa historia en tanto ‘ajuste’: se alinearían las aplicaciones del sector público con la inflación, y el trabajo sucio lo haría una suba sensible de ingresos públicos. Lo anterior tiene aún más razón de ser por la restricción monetaria del EFF firmado este año.

Ocurre que el programa exige reducir las transferencias del Banco Central al Tesoro, desde los 3,7 puntos del PBI en el año a pasado a solo un punto en 2022. La restricción hoy es bien operativa, toda vez que al mes en curso ya se giraron 0,9 puntos y se acaricia el límite. Massa se comprometió a frenar la maquinita cancelando los adelantos transitorios. Esto exigirá agudizar el ingenio a la hora de buscar fuentes de recursos para cerrar la brecha fiscal.

 

SIN DÓLARES NO HAY PARAÍSO

La consolidación fiscal pretendida tiene una vinculación con la falta de dólares. Sin cuentas públicas ordenadas predomina la desconfianza y el repudio a la moneda, magnificando la tendencia a la dolarización de los excedentes. En la última semana se moderó la tensión cambiaria por el ingreso de Sergio Massa. Descomprimió la brecha, que había tocado un máximo histórico en julio, y cayó a la zona del 100%. Aún así los dólares paralelos siguen cotizando en niveles insostenibles y todo el esfuerzo del Gobierno debería ponerse en pinchar la brecha. Se repasaron varias veces en este reporte la cantidad de distorsiones que generan los problemas del mercado cambiario. Hoy la situación es crítica, porque el Banco Central sigue padeciendo la sangría de reservas por pago de importaciones de energía. En lo que va del año solo juntó U$S 355 millones en el mercado, con un julio muy malo donde perdió casi U$S 1.300 millones. El Plan Massa busca atacar esta falencia con tres estrategias:

  • Trajes a medida por sector (agroindustria, minería, economía del conocimiento, etc.) para estimular las exportaciones a través de regímenes cambiarios especiales.
  • Negociación con los multilaterales para acelerar los créditos de infraestructura. Ya cerraron CAF (U$S 750 millones) y Banco Mundial (U$S 200 millones).
  • Orden financiero para pinchar el techo de los paralelos y anclar las expectativas. Sobre este último punto, el mercado se mantuvo expectante la semana pasada. Se apagó el furor inicial y aparecieron nubarrones.

El riesgo país se mantiene en niveles elevados.

El centro de gravitación del Plan Massa es conseguir los dólares para evitar una nueva ronda de corrida y conseguir (o evitar perder) los pesos para cerrar el programa fiscal. Sobre lo primero, inquieta que al momento no haya voluntad de trabajar sobre la ineficiencia del mercado de cambios. Esto requeriría cambios de fondo más que un retoque, por lo tanto implica una programación integral. Tal vez haya espacio para reformas más adelante, pero mientras la segmentación del súper cepo siga como hasta ahora, las distorsiones persistirán. Sobre los pesos, el Ministro Massa deberá diseñar un esquema inteligente para frenar la velocidad sobregirada a la que viene viajando el gasto, minimizando la conflictividad social.

En el gráfico esbozamos como hipótesis un escenario base, donde el grueso del esfuerzo pasa por el recorte anunciado a los subsidios y por la reducción de transferencias discrecionales a Provincias. En contraposición, se refuerza la política social en el resto del año. De darse este escenario, aún existiría una brecha fiscal de $220 mil millones, por el equivalente a 0,3 puntos del PBI. Siempre está la posibilidad de pedir un waiver al Fondo, en caso que el desvío sea inevitable, pero todo hace pensar que Massa buscará por todos los medios garantizar el cumplimiento de la meta de déficit para consolidar la señal macro fiscal. Se vienen meses complicados, con un Gobierno muy justo para cumplir los objetivos múltiples. La posibilidad de construir el puente de liquidez en dólares sigue siendo la variable a considerar en la evaluación de escenarios disruptivos. El fin del invierno va a llegar, pero además de rezar al Dios del clima, el Ministro deberá mostrar extrema pericia y no cometer errores… 

 

Fuente: Consultora Sarandí

COMPARTIR:

Comentarios