Jueves 28 de Octubre de 2021

Hoy es Jueves 28 de Octubre de 2021 y son las 12:00 Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 30.6º

30.6°


CULTURA

19 de septiembre de 2021

LO QUE CALLAN LAS PANTUFLAS

Una historia de amor puede contarse simplemente desde el sensual encuentro de los cuerpos, animada por la presencia muda de un par de pantuflas…

El calor del invierno

 

Esas pantuflas eran testigos privilegiados en la habitación. Todas las noches después de su habitual recorrida por el baño y la cocina con olor a té de yuyos, permanecían inmóviles el resto de la oscuridad en su esquina inferior derecha de siempre. Teñidas por un aire húmedo de ventanas cerradas y estufa al máximo, pacientes admiraban el baile espontáneo de esos dos cuerpos, donde su piel se fundía con las mantas y los suspiros sin prisa. Gozando. El envión de una pierna movía con delicada pasión otra pierna, que se levantaba ferviente de deseo a encontrar su muslo con una mano apretada de sudor. Giraban anudados de locura sensual. Esos cuerpos no tenían tiempo y las pantuflas eran las admiradoras íntimas del amor entre dos. Debajo de las sábanas los besos traspasaban fronteras de labios, fluían en las autopistas vacías de la piel, a toda velocidad, devorando el sabor de la excitación, degustando el invierno encendido en llamas, adentro de la cama. Ese par de pantuflas era feliz. Sin más que desde su esencia  de abrigar los pies en pleno frío de julio, eran testigos de un inmenso amor que hablaba con palabras de caricias, agitación y vueltas a la calma, enroscados esos cuerpos entre brazos mezclados y satisfechos. Cuando llegaba el verano, las pantuflas pacientes se abrigaban en el armario. Y extrañarían el olor a yuyos, el vapor y el placer.

                                                                                                      

MARU CASTANA

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!