Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 06:24 Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 17.7º

17.7°


GENERO

15 de abril de 2021

La mitad de las mujeres del mundo no pueden ejercer su autonomía corporal

Por: Rosa Acosta

El derecho a la autonomía de los cuerpos y la autodeterminación son los temas clave de la edición 2021 del informe Estado de Población Mundial presentado por el Fondo de Población para las Naciones Unidas (UNFPA) desde Argentina.

Argentina fue elegida como el escenario para lanzar el Estado de Población Mundial 2021 del Fondo de Población para las Naciones Unidas (UNFPA). Por primera vez desde 1978 se centra en la autonomía corporal, no solo debido a la reciente sanción de la Ley de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, sino porque el país es uno de los referentes en la región en el desarrollo de políticas de salud sexual y reproductiva y es uno de los tres países coordinadores de la “Coalición de Acción sobre Autonomía Corporal y Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos” del Foro Generación Igualdad.

Uno de los mayores logros es  la reducción de la Tasa de Fecundidad en la Adolescencia en los últimos años. Según datos recientemente publicados por el Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de fecundidad en adolescentes entre 15 y 19 años pasó de 62,5 por mil en 2015, 49,2 por mil en 2018 y a 40,7 por mil en 2019. Este fenómeno puede atribuirse a diversos factores, pero sin duda la implementación de políticas públicas sostenidas en el tiempo son una de las claves. El Programa de Educación Sexual Integral creado en 2008, aun teniendo grandes desafíos a nivel territorial ha avanzado en garantizar el acceso a información para la toma de decisiones. El Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva y el más reciente Plan de Prevención del embarazo no Intencional en la Adolescencia (ENIA), han sido políticas de estado que han demostrado un impacto en sus intervenciones. 

La pandemia por COVID-19 y las medidas de respuesta plantean nuevos desafíos en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos. En Argentina, según un informe de UNFPA, un millón de mujeres podrían discontinuar el uso de anticonceptivos modernos. 65% de ellas lo harán por la disminución de sus ingresos y 35% por las dificultades para obtenerlos en los servicios públicos de salud (ya sea porque estos no funcionan, desabastecimiento o por una menor demanda por temor al contagio). 

Como resultado, el porcentaje de mujeres y personas en Argentina con capacidad de gestar, entre 15 y 49 años, con Necesidades Insatisfechas de Anticoncepción retrocedería a los niveles de hace veinte años, pasando de 11,1% a 17.7%. El mayor impacto se registra en el acceso a los métodos de corta duración (como los preservativos, los anticonceptivos orales o inyectables), los más utilizados en el país. 81% de las usuarias utilizan estos métodos mientras que el promedio regional es de 57%.   

En la presentación del informe, que se realizó de manera virtual debido a la situación epidemiológica, estuvieron presentes el Director Regional del UNFPA, Harold Robinson; la Asesora Regional de Género y Juventud del UNFPA, Neus Bernabeu, la coordinadora de la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes (RedNac), Nayla Procopio; y Álvaro Serrano, Asesor Regional en Comunicaciones para América Latina y el Caribe del UNFPA.

Serrano abrió el encuentro destacando el rol del país: “Hemos elegido a Argentina para el lanzamiento regional porque reconocemos el liderazgo que ha representado en el avance de los derechos vinculados a la autonomía corporal de las mujeres y diversidades”.

Robinson se enfocó en el informe y alertó que “para las mujeres y niñas, la vida está llena de violaciones a su autonomía corporal” e hizo un llamado a “asegurarnos de que todas las mujeres del mundo puedan ejercer su derecho y tomar decisiones sobre su cuerpo y su futuro”.

“No hay derecho más humano que poder tener el control de nuestro cuerpo, ni mayor vulneración de derechos que no tenerlo”, dijo Bernabeu, quien realizó la presentación técnica del informe.

En representación de las juventudes, Procopio mencionó la importancia de tratar este tema desde un enfoque colectivo, armando lazos y estrategias para pensar soluciones conjuntas. “Para hablar de autonomía tenemos que hablar del dominio de nuestros cuerpos y de nuestras vidas. Tenemos que poder decir sí como derecho y también tener el derecho a decir que no, y que del otro lado haya una persona que lo respete para que ese derecho sea efectivo”, dijo.

 

La autonomía corporal como eje

El Estado de Población, la  publicación anual de UNFPA, comenzó a publicarse en 1978. La edición de 2021 es la primera vez que un informe de las Naciones Unidas se centra en la autonomía corporal, definida como el poder y la capacidad para tomar decisiones sobre nuestros cuerpos, sin temor a la violencia o a que alguien más decida por nosotros. 

Según los datos relevados, casi la mitad de las mujeres en 57 países en desarrollo tienen múltiples obstáculos para ejercer este derecho. Esta falta de autonomía corporal tiene implicaciones enormes más allá de los grandes perjuicios para las mujeres y las niñas en lo individual: una potencial depresión de su productividad económica, el menoscabo de sus habilidades, y los costos adicionales resultantes para los sistemas judiciales y de atención de la salud. 

El informe muestra que en aquellos países en los que existen datos disponibles:

  • Únicamente el 55 por ciento de las mujeres están totalmente empoderadas para tomar decisiones relacionadas con la atención de la salud, la anticoncepción y la capacidad  para decir sí o no a tener relaciones sexuales.
  • Únicamente el 71 por ciento de los países garantizan el acceso a servicios de maternidad integrales.
  • Únicamente el 75 por ciento de los países garantizan legalmente un acceso pleno y equitativo a la anticoncepción.
  • Únicamente alrededor del 80 por ciento de los países tienen leyes que apoyan la salud y el bienestar sexual.
  • Únicamente alrededor del 56 por ciento de los países tienen leyes y políticas que apoyan la educación integral en sexualidad.

El informe también documenta muchas otras maneras en las que se vulnera la autonomía corporal de mujeres, hombres, niñas y niños, al revelar que:

  • Veinte países o territorios tienen leyes que obligan a casarse con el violador, lo que significa que un hombre puede escapar de un proceso penal si se casa con la mujer o niña que ha violado.
  • Cuarenta y tres países no cuentan con legislación que aborde el problema de la violencia sexual durante las relaciones de pareja (la violación por parte de un cónyuge).
  • Más de 30 países restringen el derecho de las mujeres a desplazarse fuera del hogar.
  • Las niñas y los niños con discapacidad tienen casi tres veces más probabilidades de padecer violencia sexual, y las niñas son las que corren el riesgo más alto.

“Una mujer que tiene control sobre su cuerpo tiene más probabilidades de estar empoderada en otros ámbitos de su vida. Se beneficia no sólo desde el punto de vista de su autonomía, sino también a través de los avances en los ámbitos de la salud, educación, ingresos y seguridad. Tiene más probabilidades de prosperar, y lo mismo sucederá con su familia”, afirmó la Directora Ejecutiva del UNFPA, la Dra. Natalia Kanem.

 

Fuente: argentina.unfpa.org

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!