Domingo 21 de Abril de 2024

Hoy es Domingo 21 de Abril de 2024 y son las 08:31 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 21.4º

21.4°

EL CLIMA EN Buenos Aires

LAS MIL Y UNA SALSA

31 de marzo de 2024

Las mil y una salsas: Boloñesa, Una Delicia Italiana en Tu Cocina

Por: Carlos Rodriguez

Sumérgite en los sabores de Italia con nuestra receta de salsa boloñesa casera. Conoce su historia y descubrí cómo crear este clásico platillo lleno de sabor y tradición en tu propia cocina.

La salsa boloñesa, conocida en italiano como "ragù alla bolognese", tiene sus raíces en la ciudad de Bolonia, en la región de Emilia-Romaña, al norte de Italia. Su historia se remonta a siglos atrás, con registros que sugieren que los antecedentes de esta salsa se remontan al menos al siglo XVIII.

La receta original de la salsa boloñesa era bastante diferente de la versión que conocemos hoy en día. En sus inicios, se elaboraba con carne de res picada, cebollas, zanahorias y vino tinto, cocinados a fuego lento durante horas para crear una salsa espesa y sabrosa.

El plato fue evolucionando con el tiempo, y en el siglo XIX, durante el Renacimiento culinario italiano, se añadieron ingredientes como el apio, el tomate y el caldo de carne, lo que le dio a la salsa boloñesa su característico color rojo y un sabor más complejo.

Aunque la salsa boloñesa es conocida y amada en todo el mundo, en Italia, específicamente en Bolonia, es considerada un tesoro culinario y un elemento central de la tradición gastronómica local. De hecho, en 1982, la Academia Italiana de Cocina registró oficialmente la receta auténtica de la "ragù alla bolognese" en la Cámara de Comercio de Bolonia para preservar su autenticidad y protegerla de imitaciones.

Hoy en día, la salsa boloñesa se disfruta en todo el mundo y se sirve tradicionalmente sobre pastas como tagliatelle, fettuccine o spaghetti, aunque también se utiliza como relleno de lasaña, en paninis, sobre polenta y en una variedad de otras preparaciones culinarias.

La salsa boloñesa ha trascendido fronteras y culturas para convertirse en un ícono de la cocina italiana, celebrada por su sabor reconfortante y su rica historia culinaria.

 

Ingredientes:

  • 500g de carne molida (ternera y cerdo)
  • Aceite de Oliva (se puede hacer con otros aceite e igual queda rico)
  • 2 cebolla, picada finamente
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 2 zanahorias, ralladas
  • 2 tallos de apio, picados
  • 400g de tomate triturado
  • 200ml de vino tinto
  • 200ml de caldo de carne
  • 2 cucharadas de pasta de tomate (en algunos lugares se lo conoce como extracto de tomate)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Una pizca de azúcar (opcional)
  • Una hoja de laurel (opcional)
  • Hojas de albahaca fresca para decorar (opcional)
  • Pasta cocida, para servir

 

Preparación: Segui estos pasos para preparar tu propia versión casera:

  1. Preparar los ingredientes: Pica finamente la cebolla, el ajo y el apio. Ralla las zanahorias. Ten todos los ingredientes listos y a mano antes de comenzar a cocinar.

  2. Sofreír los vegetales: Calienta el aceite de oliva (puede ser cualquier aceite) en una sartén grande a fuego medio. Agrega la cebolla, el ajo, el apio y las zanahorias ralladas. Cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que las verduras estén tiernas y ligeramente doradas, aproximadamente 5-7 minutos.

  3. Agregar la carne: Añade la carne molida a la sartén y cocina hasta que esté dorada y completamente cocida, desmenuzándola con una cuchara de madera mientras se cocina.

  4. Deglasar con vino: Vierte el vino tinto en la sartén y cocina, revolviendo, hasta que se reduzca a la mitad, aproximadamente 3-5 minutos. Esto ayudará a desarrollar los sabores profundos de la salsa.

  5. Incorporar los tomates y el caldo: Agrega el tomate triturado y la pasta de tomate a la sartén, mezclando bien para combinar. Luego, vierte el caldo de carne y la hoja de laurel y revuelve para integrar todos los ingredientes.

  6. Cocinar a fuego lento: Reduce el fuego a bajo y deja que la salsa boloñesa hierva a fuego lento durante al menos 1 hora, revolviendo ocasionalmente. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se desarrollen completamente.

  7. Sazonar y ajustar: Prueba la salsa y sazona con sal y pimienta al gusto. Si la salsa está demasiado ácida debido a los tomates, puedes agregar una pizca de azúcar para equilibrar los sabores.

  8. Servir: Sirve la salsa boloñesa sobre la pasta cocida de tu elección. Espolvorea con hojas de albahaca fresca si lo deseas, para un toque adicional de frescura y sabor.

 

La versatilidad de la salsa boloñesa la hace adecuada para una amplia variedad de platos y preparaciones culinarias. Aquí tienes algunas ideas sobre cómo puedes usar la salsa boloñesa en diferentes comidas:

  1. Pasta: Este es el uso más clásico de la salsa boloñesa. Se sirve tradicionalmente sobre pastas largas como spaghetti, tagliatelle o fettuccine. También puedes usarla en lasañas, canelones o cualquier otra pasta rellena.

  2. Arroces: La salsa boloñesa se puede mezclar con arroz cocido para hacer un plato tipo risotto, o servirse sobre arroz blanco como una opción de almuerzo o cena reconfortante.

  3. Paninis y sándwiches: Úsala como relleno para hacer deliciosos paninis o sándwiches. Simplemente extiende la salsa sobre pan fresco, añade queso y otros ingredientes de tu elección, y caliéntalo en una parrilla hasta que esté dorado y el queso se haya derretido.

  4. Empanadas y pasteles: La salsa boloñesa se puede usar como relleno para empanadas, pasteles o tartaletas saladas. Simplemente rellena la masa con la salsa, añade un poco de queso si lo deseas, y hornea hasta que la masa esté dorada y crujiente.

  5. Papas rellenas: Úsala como relleno para papas horneadas o asadas. Corta las papas por la mitad, retira parte de la pulpa, rellénalas con la salsa boloñesa, espolvorea queso rallado por encima y hornéalas hasta que el queso se derrita y estén calientes.

  6. Huevos: La salsa boloñesa se puede servir sobre huevos escalfados o revueltos para darles un toque extra de sabor y cremosidad.

  7. Vegetales rellenos: Úsala como relleno para vegetales como tomates, pimientos, calabacines o berenjenas. Simplemente vacía los vegetales, rellénalos con la salsa boloñesa, espolvorea queso rallado por encima y hornéalos hasta que estén tiernos.

Estas son solo algunas ideas, pero la versatilidad de la salsa boloñesa muestra que podes experimentar y encontrar formas creativas de incorporarla en tus comidas favoritas. ¡Disfruta de esta deliciosa salsa en una variedad de platos!

COMPARTIR:

Comentarios