Martes 28 de Mayo de 2024

Hoy es Martes 28 de Mayo de 2024 y son las 11:24 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 10.2º

10.2°

EL CLIMA EN Buenos Aires

SOCIAL

19 de marzo de 2024

Vivir en Narnía

Por: Carla Echichure Castro

Hace un par de años, se solía referenciar a nuestro país con una imagen figurativa: la fusión de Argentina y Venezuela, peyorativamente devenida en "Argenzuela".

Por esos años, figuras como Susana Giménez, el periodista González Oro y conocidos empresarios, como el caso de Galperín, entre otros, emigraron a Uruguay para no tributar en un país gobernado por el peronismo.

El gobierno de Fernández no solo afrontó la pandemia y, como segundo golpe, una sequía que golpeó fuertemente al campo, sino que ciertamente no logró bajar la inflación, que fue el punto de eclosión ante la ciudadanía, más allá de las peleas consecuentes entre los referentes del partido gobernante, el PJ.

Surge desde este vacío de contención a propios y ajenos, sin mea culpa, sin autocrítica, el crecimiento de la derecha más radicalizada, con una figura disruptiva: Javier Milei.

Sabemos el resultado: el 10 de diciembre de 2023 asume como Presidente de todos los argentinos, luego de un balotaje, el economista y panelista ignoto, Diputado Nacional con récord de inasistencias a la Cámara.

A 100 días de gobierno, el proyecto anarcocapitalista cierra con represión, protocolos de cercenamiento de la expresión ciudadana, sean marchas, protestas, cultura, prensa.

El nivel de vida de los habitantes ha bajado de clase social, de media a pobre, de pobre a indigente.

La pelea con gobernadores, escraches a Diputados y Senadores, exponiendo sus nombres ante una negativa en el Congreso de la tan mentada ley ómnibus o el DNU con aprobación de delegaciones, son un condimento más del rally tuitero del Presidente diario. Entre la suba de transporte desmedida y los alquileres, la carga de desregulaciones sumada a la liberación de mercado, el Presidente pasa sus días confrontando con artistas, músicos, políticos, periodistas, deportistas, medios e incluso, en su momento, al mismísimo Papa Francisco.

El cierre del INADI, Telam, INCA, proyectos de privatización, la degradación de Ministerios a secretarías y la falta de funcionarios nombrados, echados y los renunciados, hace difícil la interacción de todo el arco político ante situaciones tan acuciantes como la realidad de los jubilados o la inseguridad.

Pero mientras todo esto sucede, al mismo tiempo hay una realidad paralela de un país en el que no vivimos, pero que para Milei es real. Se trata de Narnia, donde habita con un pueblo que refleja la porción de seguidores que lo fogocitan en redes, un ajuste brutal que celebra y se jacta de haberlo llevado a cabo aún más feroz de lo que pedía el propio FMI.

En Narnia, no falta crueldad con los enfermos oncológicos, criminalizar la protesta se ve óptimo, negar los derechos humanos, agredir en el inicio de sesiones legislativas a la noche, contrastando con la calle vallada, cacerolas y una ciudadanía protestando no se ve detrás de los vidrios polarizados de su imaginario.

El cese de la actividad industrial, la caída de consumo, el ataque a la gratuidad en educación, la salud con los fuertes incrementos de prepagas, es visto como un logro y se festeja como el 15% de inflación. Todo licuado desde los salarios hasta los ahorros.

Todo esto sucede amparándose en "las fuerzas del cielo", las visitas al Muro de los Lamentos y al Vaticano, como también a los actos de campaña del ex Presidente y candidato Trump, y pronta visita a Miami a recibir una condecoración personal que paga la "casta", el pueblo.

En Narnia, se usa el photoshop como espejo desde donde se ve una imagen distorsionada pero aceptada como real, con facciones perfectas, sin papada, con 3 números más de calce de zapatos del real, con varios cm de altura de lo que dice el cm, con banquitos en todas partes y camperas de cuero con 35 grados.

¿Ilógico? ¿Ambiguo? ¿Ridículo? 100 días de asumir, así funciona la ex Argenzuela, con pase a Narnia, de la sufriente y olvidada Argentina que bulle silenciosa pero sin pausa.

 

Carla Echichure Castro 

COMPARTIR:

Comentarios