Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 06:30 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 11.8º

11.8°

EL CLIMA EN Buenos Aires

SOCIAL

25 de enero de 2024

Patria Mística

Por: Carla Echichure Castro

Me resulta curioso y necesario expresarme en este torbellino de resultantes de emociones y ambigüedades, escribir sobre espiritualidad, religión, espiritismo y tendencias varias.

Siglo tras siglo, y aun con el avance de la ciencia y la tecnología, y una urbanidad apegada y exacerbada al mundo virtual y a vínculos intangibles, renace lo místico, lo etéreo, lo invisible que se mueve, se maximiza y atropella.

Argentina: ¡País de creencias si las hay!

La fe prodigada a la Iglesia Católica, que llegó a la Constitución Nacional y se convirtió en parte de uno de los Poderes en la Jura de cada Presidente, condición sin ecuanon ser Católico Apostólico Romano.

Más tarde llegaría el Evangelismo, convirtiendo cada templo en un espacio de catarsis de apasionada devoción y exorcismo, ahuyentando demonios y sanando con la palabra.

Como una avalancha conoceríamos la India y su cultura ancestral, Sai Baba, Ravi Shankar y por supuesto Buda, nacido en Nepal, frontera con India, "el maestro". Entonces meditamos, cantamos a Ganesha y a Krishna, practicamos yoga, todo en el marco del silencio y el adentro.

Y así se abre una puerta enorme donde irrumpen la Metafísica (o Filosofía primera), que es el saber filosófico por antonomasia, estudia el ser en cuanto ser. Debido a ello, la Metafísica es la ciencia filosófica fundamental, ya que al estudiar el ser en cuanto ser busca el conocimiento de la totalidad de las cosas, de todo lo que existe o puede existir, con su epicentro en Saint Germain.

Los registros akáshicos, la biodescodificación, reiki, Constelaciones familiares, todo un aprendizaje de sanidad interior.

Ho'oponopono, práctica hawaiana que permite subsanar errores o problemas.

Alquimia: un camino que lleva al ser humano a retornar a su esencia.

La Astrología milenaria, estudio de la posición y movimiento de los astros para predecir el futuro.

La Astrología que tiene una tradición Griega basada en la conquista de Egipto y Asia menor por Alejandro Magno en el 332 AC.

Sin dudas, fundada en estudio y planificación.

 

Tenemos un papa argentino y tuvimos nuestro propio Nostradamus

Se trata de Benjamin Parravicini, nacido en 1937, artista plástico que dejó plasmadas en sus ilustraciones lo que luego se convirtieron en profecías.

Los aciertos de Parravicini incluyen la llegada de la televisión, la carrera espacial, la fertilización in vitro, el ascenso de Fidel Castro, el asesinato de Kennedy, la guerra de Malvinas, la elección del papa Francisco y los atentados a las Torres Gemelas.

Veamos qué profetizó Parravicini para esta época.

“El Fantoche”: El hombre será payaso y será dueño y señor del mundo del payaso. Cabello largo, frente angosta y papanatismo. Múltiples voces se han pronunciado, incluso debido a las ilustraciones y la increíble similitud al actual presidente de Argentina.

“La Argentina tendrá su Revolución Francesa, el triunfo. Puede haber sangre en las calles, pestes, fuego y hambre, pero luego aparecerá un dirigente humilde que finalmente traerá paz y prosperidad al país”.

Lo congruente entonces es la llegada del mandatario a través de los medios, sus disfraces cosplayer, el espiritismo como forma de comunicarse con su perro muerto que sería una guía. Obra de teatro, apariciones disruptivas, en redes, conferencias que marcan desde lo ideológico un fanatismo por un modelo mundial de dos siglos atrás con una contradicción en sí mismo.

Es lo nuevo, tan nuevo como controversial.

Ante una violencia inimaginable, se abren esas puertas invisibles con millones de seres hablando de Dios, del Universo, de la vibración, la energía. La fe como motor del eje de un equilibrio, paz interior, orando, rezando, repitiendo mantras, fraseando la ley de atracción o pidiendo a ángeles, santos y a Cristo.

La cultura de cada país, sus creencias, lo aborigen, lo adoptado; un despertar a la conciencia, a lo esencial. El centro, lo genuino, la base, aquello puro dentro de cada uno, diferenciando lo que sí y lo que no. Un despojo de lo material que ha predominado, respetando lo que elegimos. El real y único sentido de la libertad.

 

Carla Echichure Castro 

[email protected]

 

COMPARTIR:

Comentarios