Martes 23 de Julio de 2024

Hoy es Martes 23 de Julio de 2024 y son las 03:12 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 11.3º

11.3°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

14 de enero de 2024

BODEGÓN

Los maestros de la pintura emplearon el género del bodegón, las naturalezas muertas, la pintura de objetos inanimados como botellas de vino y canastas de fruta sobre una mesa para dar cuenta del inevitable paso del tiempo y la naturaleza perecedera de las cosas que amamos. Eduardo Benítez pinta un bodegón como fondo para una historia, un diálogo ínfimo y el misterio persistente del recuerdo.

BODEGÓN

Decoraban las paredes de aquel bodegón una cantidad de viejas fotografías enmarcadas de artistas, equipos de fútbol, cantantes y personajes que alguna vez habían pasado por allí y que hoy vivían entre la humedad y las rajaduras de la pared. En una mesa, bajo la luz exigua, hablan un hombre y una mujer. Hay una botella de vino. Él no es muy viejo, pero se lo ve gastado, con la cara marcada, tiene ojos mínimos y manos rústicas. Ella es de pelo renegrido, con rasgos afilados, podríamos decir que atemporales, se la ve cuidada.

─ ¿Ya nos vamos? preguntó él.

─ Todavía no, respondió ella tomando un trago de vino.

─ ¿Estás enamorada? la interrogó.

─ “El amor es deseo y el deseo es carencia”, siempre lo he estado, dijo sin mirarlo, como pensando, con la mirada perdida.

─ Yo traté de ser feliz, pero siempre había un vacío en mi felicidad.

─Todo es transitorio, dijo ella. Lo único que permanece es la transitoriedad. Ya es hora de irnos.

Y se desintegró sin aviso, como un perfume en el viento. Él se quedó casi dormido sobre la mesa, entre la luz tenue y el vino, bajo la mirada infinita de los personajes de antaño.

                                                                                                              

EDUARDO BENÍTEZ

COMPARTIR:

Comentarios