Lunes 4 de Marzo de 2024

Hoy es Lunes 4 de Marzo de 2024 y son las 15:05 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 27.6º

27.6°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

25 de junio de 2023

Luis Luchi, un poeta de Parque Chas

Por: Ana Malharro

Luis Luchi fue el seudónimo literario que eligió Luis Yanischevsky Lerer, hijo de inmigrantes rusos, nacido en Buenos Aires, en Villa Crespo, el 11 de octubre de 1921. A los cinco o seis años de edad se mudó con su familia a Parque Chas y ése fue su barrio.

En esos tiempos, Parque Chas era geográficamente un potrero con unas pocas casas dispersas y, étnicamente, un crisol de razas: rusos, polacos, italianos, españoles, turcos, alemanes y, por supuesto, criollos, compartían los mismos límites. Luchi fue creciendo en el barrio, conviviendo con las distintas lenguas y costumbres. Militó activamente en el Partido Comunista y fue, con el tiempo, acercándose al anarquismo.

Trabajó como obrero gráfico en editorial Atlántida, como vendedor viajante de libros para las editoriales Signo, del PC, y Raigal, de la UCRI, hasta que se convenció de que el mundo del ocio era más gratificante y decididamente menos alienante que el del negocio y, a partir de esa evidencia, se dedicó de lleno a la poesía. Tanto por elección como por convicción, se mantuvo siempre al margen de la cultura oficial.

El amor por su barrio aparecía siempre en su poesía:  Allí se clavaron banderas invencibles/ hacia todos los sentidos del paraíso/cambiando los trapos por zapatos/ en Los Incas y Triunvirato/para que Ramón, el portero, nos dejara entrar en la escuela/…Cuánta, Dios, cuánta pureza, dios, cuánta.

Creía en la posibilidad de una profunda transformación social, cultivó la amistad y la esperanza, y si bien, como miles de argentinos y argentinas más, tuvo que emigrar tras el golpe de 1976, y aunque vivió 25 años en Barcelona, jamás dejó de escribir pensando en Buenos Aires. En Barcelona fue siempre un porteño más. Nunca abandonó el mate y siguió escribiendo su poesía en español rioplatense.

Todo podía ser materia poética para Luis Luchi, las herramientas de trabajo o la gota de agua que cae de un paraguas, todos los temas podían tener cabida en su poesía directa, universal. Y el amor, por supuesto: Qué lindo en invierno/ después de atravesar el día helado/rendido y frío/ con ganas de besar y que me besen/ encontrar las sábanas calientes y limpias/ con vapor de mujer. Qué lindo en invierno/ y qué lindo también en el verano.

, Por último, el Parque Chas de Luchi es el de su niñez y adolescencia, el del recuerdo. ¿Paraíso perdido? Su manera de afirmar de aquí soy, aquí me quedo. Y aunque sus amigos creyeran en la posibilidad de la inmortalidad, en el año 2000, Luis Luchi murió en Barcelona.

Pero Parque Chas no ha olvidado nunca a su poeta y todos los años, siempre en octubre, (Octubre/ mi mes de besos/ puestos en mis labios…estoy impregnado de octubre/ buenos y malos/ sin importancia.) sus amigos poetas, innumerables siempre, le rinden un precioso homenaje en la plaza. A este hombre de ojos abiertos que se tomaba la vida rigurosamente en serio. Y el amor y la fraternidad y la calle.

                                                                                                                         

ANA MALHARRO

COMPARTIR:

Comentarios