Domingo 14 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 14 de Julio de 2024 y son las 14:09 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 13.4º

13.4°

EL CLIMA EN Buenos Aires

ECONOMíA

13 de junio de 2023

La actividad económica aún aguanta

Esta semana analizamos la evolución de la actividad económica en 2023. En particular, discutimos las razones del retraso de la recesión productiva a partir de un disparador: ¿se explica por un nuevo fenómeno de "prosperidad barrrani" o solo aumenta la demanda por repudio al peso?

CLAVES EN UNA PÁGINA

• No hay reservas en la economía, y la administración de las importaciones se vuelve cada vez más firme y restrictiva.

• La sequía golpeó por la triple vía y pulverizó el pronóstico de crecimiento.

• Pero transcurrida casi la mitad del año aún no se ve un desplome tangible en la producción, el consumo y la inversión.

• Las razones son múltiples y tal vez la más exótica es una paradoja: el repudio a los pesos por las distorsiones macro le pone un piso alto al nivel de actividad.

• En este informe semanal analizamos la dinámica de la producción en Argentina

• Examinando los números de actividad para los diferentes sectores, discutimos las razones del retraso de la recesión a pesar del contexto de falta de dólares.

• En cuanto a las proyecciones macro, modificamos la estimación del Dólar MEP hasta $580 para el final de este año

• Mantenemos una señal de posible revisión sobre la estimación de déficit fiscal, dado el duro impacto de la sequía

• Sostenemos la marca roja de posible revisión sobre la estimación de inflación

• Conservamos la marca de acumulación de reservas en un rojo de U$S 4.000 millones, dado el impacto de la sequía.

• En cambio, no alteramos la proyección del PBI en caída del 2% por el efecto de la sequía y las distorsiones de la macro.

 

¿PROSPERIDAD BARRRANI?

La producción resiste, a pesar de todas las dificultades de un año complejo por el efecto de la sequía y el arrastre de cinco años en crisis macro. La inflación de tres dígitos alimenta todo tipo de inconsistencias y distorsiones que impiden el buen funcionamiento de los mercados. Aún así, cierto fenómeno de “repudio a los pesos” le pone un piso alto al consumo y la inversión interna, a pesar de las rigideces de oferta. Con todo, la etapa final de esta gestión muestra a un gobierno tratando de administrar los excesos de demanda de divisas mientras flotan en un océano de restricciones.

Los datos concretos marcan un crecimiento módico en el primer trimestre del año, que acumuló una variación positiva del 1,5%. Para dar cuenta de este desempeño se destaca la producción industrial con un avance del 4% en los primeros cuatro meses. Así, la actividad manufacturera en abril tocó niveles máximos en 65 meses, con un aceptable nivel de utilización de la capacidad instalada (67,5% en marzo). En la misma línea, acompaña el rubro de la construcción con tres de los últimos cuatro meses para arriba (+3,4% mensual en abril).

En contraste, el sector primario verifica números espantosos. La producción de granos registra caídas en casi la totalidad de cultivos, destacándose una merma del 43,1% para el trigo entre la campaña 2021/22 y la 2022/23. En orden de magnitud siguen las magras cosechas de soja (-42%) y maíz (-31%). El sector primario (excluida la pesca) tiene un peso reducido de incidencia en el PBI, explicando una décima parte del total. No obstante, su retracción genera efectos indirectos en otras actividades.

Algunos sectores están desvinculados de las fluctuaciones del ciclo económico. El mejor ejemplo es el sector hidrocarburífero, que no deja de romper récords de actividad y empleos. En el primer cuatrimestre del año la producción de gas superó los 15.400 millones de m3 con una suba del 1,2% interanual y tocando máximos desde 2019.

En igual período la extracción de petróleo crudo fue cercana a los 12 millones de m3, con un alza del 11,1% interanual y alcanzando el mayor nivel desde 2008. Otro rubro que muestra una dinámica relativamente autónoma es el automotriz. Con empresas de primer orden global de tradición histórica en Argentina, el eslabonamiento con la economía brasilera permite generar las escalas y complementariedad necesarias para poder competir en la región. Así, la producción de vehículos promedia un crecimiento de las unidades del 26,6% y presentó el parcial para los primeros cinco meses más elevado desde el 2013.

También marcan un buen desempeño la siderurgia, la metalmecánica vinculada a la construcción, la industria mueblera, y algunas economías regionales no afectadas por la seca. Una teoría novedosa que tomó volumen en los últimos meses trata sobre una cierta “prosperidad barrani”, vinculada a la economía informal y que tracciona el crecimiento económico. Según esta estrafalaria narrativa, la proliferación de actividades no registradas es endógena al régimen de alta inflación, además de ser causada por la excesiva carga tributaria y regulatoria por parte del Estado. Lejos de asignarle al proceso una carga valorativa negativa, los cultores de estas ideas son optimistas del desempeño económico a futuro.

 

LA RECESIÓN SE RETRASA

Quienes pregonan la hipótesis de prosperidad barrani se basan en una supuesta observación vivencial sobre la demanda en restaurantes, actividades culturales (teatros, cines, shows musicales) y eventos deportivos. El consumo masivo en segmentos de servicios “no esenciales” sería evidencia suficiente para descartar un escenario de crisis severo, y el pesimismo exacerbado estaría guiado principalmente por motivaciones políticas.

Es un hecho que los grandes centros urbanos no presentan un fenómeno de depresión semejante al de otros contextos históricos. Aún así parece difícil generalizar conclusiones sobre el estado del bienestar económico de la población solo a partir de la percepción del consumo. Al respecto, proponemos hablar de una “Argentina partida”, donde el sistema de alta inflación impacta de manera asimétrica en los distintos bloques de la pirámide distributiva

• Segmentos altos no asalariados. Ya sea gracias a mantener stocks de ahorro suficientes como por su alta capacidad de cobertura ante la aceleración de precios.

• Segmentos medios asalariados formales, con cobertura de paritarias. En este caso puede existir cierta erosión del poder adquisitivo, pero es relativamente acotada y afecta poco las decisiones de consumo.

• Segmentos informales, desocupados y grupos en vulnerabilidad. El proceso de alta inflación erosiona fuertemente los ingresos que no ajustan a igual velocidad. En general estos sectores acceden a canales de consumo en los que no rigen los programas oficiales de control de precios.

En el plano prospectivo, las proyecciones siguen siendo aciagas, con números de algunas consultoras que llegan a superar el 4%. A la luz de los números previamente analizados, parece precipitado pensar un desplome de semejante magnitud. No solo los números de los primeros cinco meses del año se dan de bruces contra esta posibilidad, sino también la misma “inercia productiva” que arrastra la economía.

Ocurre que, a pesar de todos los obstáculos y restricciones para acceder a reservas para traer insumos, la mayor parte de las empresas encuentra alguna salida del laberinto. Ya sea usando dólares propios, comprando en el mercado financiero, obteniendo financiamiento o esperando los tiempos burocráticos, el sector privado tiene incentivos muy fuertes a no frenar la producción dado el vigor de la demanda. Nuevamente, los bienes y servicios como “refugio” ante la erosión inflacionaria permiten sostener los niveles de consumo privado. Además, toda persona jurídica que puede acceder a importaciones lo hace, anticipando un eventual encarecimiento en el marco de la futura normalización del mercado de cambios.

El Ministerio de Economía hace malabares para resolver el dilema de manta corta que enfrenta, donde no puede abastecer simultáneamente la demanda de dólares para la producción y la acumulación de reservas para intervenir en el mercado. En tiempo de descuento y sin poder político, no hay soluciones mágicas. La sequía fue la estocada final sobre una gestión cuyo activo era la recuperación productiva. Sostener el crecimiento es una misión casi imposible. Una “derrota digna” que acote la caída del PBI a la zona del 0,5% al 2% no parece mal resultado…

Fuente: Consultora Sarandi

Twitter: @EconomiaSarandi

Instagram: @EconomiaSarandi

COMPARTIR:

Comentarios