Jueves 18 de Julio de 2024

Hoy es Jueves 18 de Julio de 2024 y son las 05:46 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 11.7º

11.7°

EL CLIMA EN Buenos Aires

ECONOMíA

8 de junio de 2023

El Dilema Fiscal tras la Sequía 2023

Esta semana analizamos el impacto fiscal de la sequía 2023. Examinando las cuentas públicas de ingresos y gastos, discutimos el dilema de política económica que afronta el Gobierno: profundizar el ajuste o negociar una relajación amplia del programa con el FMI, con riesgo de desanclar las expectativas.

CLAVES EN UNA PÁGINA

• La sequía se llevó puesta los tres pilares del programa con el Fondo Monetario.

• Menos producción primaria y de las actividades vinculadas junto con una caída de los dólares por exportaciones.

• Pero la sequía también pone en jaque el target fiscal. La reducción del déficit depende de la solidez de la recaudación

• Sin margen para nuevos impuestos el Gobierno se debate entre profundizar el ajuste del gasto o negociar un alivio significativo de la meta fiscal del 2023.

• En este informe semanal analizamos el impacto fiscal de la sequía de este año.

• Examinando los datos de recaudación y de gastos, discutimos la necesidad de adaptación del programa con el Fondo para adecuarlo al nuevo escenario fiscal

• En cuanto a las proyecciones macro, incorporamos una señal de posible revisión sobre la estimación de déficit fiscal, dado el duro impacto de la sequía

• Sostenemos la marca roja de posible revisión sobre la estimación de inflación • Mantenemos la proyección del PBI en caída del 2% por el impacto de la sequía.

• Conservamos la marca de acumulación de reservas en un rojo de U$S 4.000 millones, dado el impacto de la sequía.

• No modificamos la marca de eventual revisión sobre el Dólar MEP, con dudas tras la corrida cambiaria del mes previo.

 

PEOR SEQUÍA EN 100 AÑOS

La sequía se llevó puesto todo. La economía argentina ya sufría una debilidad extrema por la macro desordenada en el régimen de súper inflación, y llegó la estocada final. Como un efecto dominó, la magra cosecha primero afecta la producción y después achica las exportaciones junto con la recaudación de impuestos. No hay salidas mágicas de este laberinto. El Gobierno manotea todo tipo de fuentes de financiamiento alternativas y renegocia las pautas del programa con el Fondo Monetario, pero nada parece suficiente.

Este año los ingresos del sector público se desacoplaron del ciclo económico, que se sostiene en terreno positivo dada la baja incidencia del sector primario (explica menos del 10% del PBI). Mientras la actividad productiva general acumuló un avance del 1,5% en el primer trimestre del año, la recaudación impositiva se desplomó, presionando sobre las restricciones que enfrenta el Ejecutivo. Ocurre que los impuestos al comercio exterior son el cuarto en importancia en nuestra matriz tributaria, solo detrás del IVA, Ganancias y los ingresos de la seguridad social.

El desplome en estos meses fue significativo: el ingreso por retenciones cayó 65,1% interanual en los primeros cinco meses del año, una vez ajustados por inflación. Se trata del flujo de ingresos más bajo desde 2018, cuando también tuvo lugar una mala cosecha y las alícuotas de los aranceles al comercio exterior eran mucho más reducidas. Con todo, 2023 apunta a cerrar el tercer peor registro de recaudación por derechos de exportación en los últimos veinte años, atentando contra los ingresos generales.

La sequía golpeó por tres vía. A la mencionada retracción de los ingresos genuinos se suma una caída de la entrada de dólares por las exportaciones granos y sus transformaciones. Proyectamos el retroceso en U$S 14.000 millones. También cuenta el menoscabo sobre el producto bruto sectorial, que se vislumbra con un cuatrimestre completo a la baja del índice de actividad. La contingencia climática también presenta efectos indirectos por más de una vía. Estimamos una contracción adicional sobre el PBI del 0,3% por la menor producción de los sectores vinculados al agro, que acotarán su crecimiento o registrarán un retroceso.

En ese bloque agrupamos todos los proveedores de insumos, bienes intermedios y maquinarias, tanto como la logística y las industrias de transformación que procesan la producción primaria. Por último, proyectamos un impacto indirecto sobre la recaudación de 0,2% del PBI fruto de la debilidad de los gravámenes vinculados a la actividad, como el IVA, Débitos y Créditos, Combustibles y otros.

El nuevo escenario reconfigura todo el programa fiscal para este año. El EFF 2022 con el Fondo Monetario exige una reducción del déficit a 1,9 puntos del PBI, equivalente a un recorte de 0,5 puntos en relación al cierre del 2022. Esta meta hoy está en reconsideración, y posiblemente se reformule antes del final de este mes. No se trata de una ambición desmedida de Argentina con su prontuario de incumplidor serial. El punto número once que se encuentra en el memorando de políticas económicas y financieras del programa en curso contempla adaptaciones de los objetivos macro frente a eventos disruptivos inesperados.

 

LOS EFECTOS FISCALES

La mayor sequía en (por lo menos) cien años encuentra razón suficiente para encuadrarse en este criterio. En este marco, la definición más relevante será la magnitud de la dispensa fiscal. En lo que va del año el gasto se restringe 7% promedio ajustado por inflación y se posiciona 9,7% debajo del nivel del año 2017, previo al (re)ingreso al FMI. En cualquier caso, la modificación de parámetro fiscal 2023 no resuelve el problema de manta corta: una flexibilización suave requerirá un mayor ajuste del gasto; una flexibilización generosa exigirá mayor monetización y puede redundar en un empeoramiento profundo de las expectativas.

La implementación de la tercera etapa del programa de incentivo exportador (Dólar Agro) terminó con mejores números que lo esperado. La liquidación de agrodólares ascendió a U$S 5.110 millones, con casi 30% concentrado en los dos últimos días. El saldo de este proceso fue una recaudación extra de $386 mil millones, o casi 0,3% del PBI.

La contracara negativa es el efecto monetario expansivo. Se trata de más de $360 mil millones de pesos extra, que presionan parcialmente sobre los dólares paralelos. Si bien ese excedente monetario debería considerarse esterilizado por los dólares que generan, una porción de estas divisas se queman en el mercado para mantener a raya el MEP y el CCL. El saldo es una famélica acumulación de reservas. De cara al próximo bimestre se empieza a evaluar la posibilidad de un tipo de cambio más alto para el maíz. Por la positiva, en este cultivo aún se cuenta con saldos exportables de la campaña pasada y el daño de la sequía fue más acotado.

En tanto contrariedad, la incidencia del maíz en la canasta alimentaria es mucho mayor a la soja, lo cual podría motivar traslados a precios. Subiendo la lupa, la discusión fiscal comienza a ocupar el centro del debate económico. Tras las elecciones de este año se definirán las características del plan de consolidación del gasto y una eventual reforma tributaria. La tentación a la convergencia acelerada está a flor de piel en estos días.

La mayoría pone el foco sobre los subsidios a los servicios públicos, sobre la asistencia social por la vía de transferencias y sobre la reducción del Estado para achicar presupuesto. Los opositores más radicalizados también proponen una reforma jubilatoria para bajar el déficit previsional a largo plazo, terminando con la universalización de este sistema de reparto solidario.

Es difícil elucubrar hoy sobre la dinámica que puede tener un programa muy contractivo en materia fiscal para el primer año de un nuevo Gobierno. Será relevante repasar la experiencia del período 2018/19, cuando la economía ingresó en una “trampa del ajuste”. El desplome de la actividad exigía una reducción del gasto cada vez más aguda para alcanzar un objetivo fiscal. Volviendo a la emergencia del corto plazo, Massa hace equilibrio para construir el puente de dólares y pesos que permita cerrar el año.

El programa financiero para cubrir el balance presupuestario viene muy justo en relación a lo acordado con el FMI. En caso de suavizarse, se deberá también ampliar el margen de emisión o recurrir a algún tipo de martingala contable para monetizar el financiamiento externo. Todo muy justo. La sequía constituyó el cisne negro que terminó de empujar a un Gobierno que nunca logró escapar de la urgencia permanente.

 

Fuente: Consultora Sarandi

Twitter: @EconomiaSarandi

Instagram: @EconomiaSarandi

COMPARTIR:

Comentarios