Sábado 22 de Junio de 2024

Hoy es Sábado 22 de Junio de 2024 y son las 22:38 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 15º

15°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

29 de enero de 2023

Estela Figueroa, el hada que no invitaron

Por: Ana Malharro

Estela Figueroa fue una poeta de Santa Fe, considerada una de las voces mayores más secretas y misteriosas de la poesía argentina. Murió hace pocos meses, el 11 de agosto, en su casa, el día antes de su cumpleaños. Había nacido en Santa Fe, donde vivió siempre, en 1946.

Forjó una obra poética sólida y personal, íntima y poderosa. “Hay momentos en que mui cuerpo me parece/ como una casa abandonada. /Y no sé si soy yo/ o es mi fantasma/que ha entrado en él/ por error.”

Fue poeta, docente, coordinó talleres literarios en la cárcel y en la universidad, dirigió la revista literaria “La Ventana”. Mi obra es pequeña-decía- yo desconfío de la gente que escribe muchos poemas. “Las nuestras, mi amigo, /son obras pequeñas. /Escritas en la intimidad/y como con vergüenza. /Nada de tonos altos. /Nos parecemos a la ciudad/ donde vivimos. /Perdiste tus últimos poemas/y yo casi no escribo. /De allí/ esos largos silencios/en nuestras conversaciones.” Así le escribió a su amigo, el poeta Manuel Inchauspe, internado en un hospicio. Años después, ya muerto Inchauspe, se encargó de que su obra completa fuera editada por la Universidad del Litoral.

Escribir no es ser diferente- dijo en una larga entrevista- yo he escrito siempre en situaciones adversas.” El año pasado /por este mes/me compré un bolso/ que tenía muchos compartimientos. /Me acompañó un año. /El año más atroz de mi vida. / Pero para qué extenderse/ en una descripción de situaciones/ que reclaman olvido.” Así comienza su bellísimo poema Abril, donde da testimonio de su último amor.

Escribió para el cine, transformó en obras teatrales algunas Aguafuertes de Roberto Arlt, creó radionovelas que puso al aire, sus poemas fueron traducidos a varios idiomas. Poeta secreta, mágica, misteriosa, toda su obra ha sido reunida y publicada en 2016 por la editorial Bajo la luna en el libro “El hada que no invitaron”.

Me gustaría morir siendo muy vieja- aseveró en aquella famosa entrevista-llegar a sentir como un cansancio de estar viva. Llegar a desear la muerte y que no sea una invasora. “Una mujer enamorada es capaz/ de atravesar sin ver una ciudad bombardeada. /Los ojos fijos en los labios de su amor. / No hay culpa/ en la pasión”.

Amó la vida y la poesía Estela Figueroa, con su pequeña gran obra semioculta; no se murió siendo muy vieja, como hubiera deseado, pero sí llena de pasión, compromiso social y sin culpa alguna.  

                                                                                                            

ANA MALHARRO

COMPARTIR:

Comentarios