Sábado 4 de Febrero de 2023

Hoy es Sábado 4 de Febrero de 2023 y son las 06:38 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 18º

18°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

25 de diciembre de 2022

INACAYAL

Fue el gran cacique tehuelche de una tribu que vivía en el norte de Chubut. En 1884 fue tomado prisionero junto a otros jefes indígenas, separado de su familia y confinado en la Isla Martín García- Un año después el Perito Moreno lo lleva al Museo de La Plata, donde será exhibido, primero vivo y luego muerto. Durante 50 años sus restos ocuparon una vitrina. Luego fue a un depósito. Recién en 1994, tras los reclamos de la comunidad mapuche, los restos del cacique Inacayal serán devueltos a su pueblo y enterrados en la ciudad de Tecka, Chubut. En este poema, Oscar Méndez imagina los últimos momentos de Inacayal, antes de morir, cayendo misteriosamente por las escaleras del Museo.

 

INACAYAL

En la escalinata, de mármol, sus piernas de jinete vacilan.

Inacayal siente que se muere y ni la tierra, el cuero

o la madera lo cobijan.

Es una triste muerte la del cacique Inacayal.

Lo acosa una música de jinetes, un golpear

duramente de la tierra por los potros.

Es una muerte toda recuerdos, la del cacique Inacayal.

Le llegan, borrosamente, olores, el color cambiante de las

auroras, el ardor de una herida, quizás una sonrisa de niños

de hace muchos años.

Se le acercan a la cansada memoria, los bramidos del viento,

los alaridos, la sangre y los degüellos; la suave piel de una cautiva.

En la escalinata del Museo de La Plata, ya muerto, no es más

que un pobre viejo de figura encogida.

No yacerán con él ni su caballo preciado ni sus aperos de

plata.

Hoy su lanza se ha quebrado.

Todo dice su condición de guerrero vencido.

Hoy ha muerto el gran cacique Inacayal y ha sido una triste

muerte.

                                                      

OSCAR MÉNDEZ

COMPARTIR:

Comentarios