Sábado 4 de Febrero de 2023

Hoy es Sábado 4 de Febrero de 2023 y son las 10:02 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 21.5º

21.5°

EL CLIMA EN Buenos Aires

ECONOMíA

15 de noviembre de 2022

¿Qué está pasando con la actividad productiva?

Esta semana analizamos la dinámica de la producción y los riesgos inminentes de volver a un ciclo de recesión económica en el corto plazo. Evaluando el desempeño de diferentes sectores de actividad, indagamos las tensiones macro que amenazan con jaquear el proceso de crecimiento en curso.

CLAVES EN UNA PÁGINA

• Fernández se va a ir con tres años de crecimiento en sus cuatro de Gobierno.

• El desempeño del PBI no parece ser condición suficiente para mejorar la situación social y revalidar en las urnas.

• Que la torta sea más grande parece condición necesaria, pero sostener esa dinámica requiere un contexto estable.

• Después de años de distorsiones en las variables y los mercados, la continuidad del proceso deja de ser un hecho trivial.

• En este informe semanal analizamos la dinámica de la producción y los riesgos inminentes de volver a un ciclo de recesión económica en el corto plazo.

• Evaluando el desempeño de diferentes actividades industriales, indagamos las tensiones macro que amenazan poner en jaque este proceso de crecimiento.

• Respecto a las proyecciones para 2022, mantenemos los números del informe anterior para todas las variables macro.

• Sostenemos una marca roja sobre la previsión inflacionaria a la espera del impacto de la última suba en regulados.

• En cambio, dejamos un indicador en verde sobre la hipótesis de cierre fiscal con la posibilidad de sobrecumplir la meta primaria por el recorte en el gasto.

• También mantenemos una marca en verde para la previsión de crecimiento, que sigue firme, aunque falten dólares.

 

¿CÓMO VIENE LA PRODUCCIÓN?

Tres momentos ya tuvo la actividad económica en el Gobierno de Fernández: desplome monumental en los meses de pandemia, furor por la recuperación consistente y posterior ralentización del ritmo del crecimiento. Posiblemente en 2023 ingresemos a una cuarta fase, de virtual estancamiento agregado y heterogeneidades entre diferentes sectores.

En el consolidado la actual gestión cerrará con un crecimiento acumulado que proyectamos en 4,1%, equivalente al 2% toda vez que ajustamos en términos per cápita. Al final del día vamos a tener tres años de crecimiento en cuatro, contrastando con el resultado inverso en la administración macrista.

Subiendo la lupa, nuestro país no registraba tres períodos consecutivos con variación positiva del PBI desde el trienio 2006/08, o sea quince años atrás. Este derrotero errático de la actividad productiva desde fines de la primera década del siglo es fruto de una macroeconomía muy inestable, que lleva más de una década sin recuperar un equilibrio fiscal, monetario y del sector externo robusto y estable en el tiempo. El crecimiento económico no se traduce linealmente en capital político. Ningún Ejecutivo puede aspirar a reelegir solo a partir de un buen desempeño en materia de actividad. El éxito productivo es condición necesaria, pero no suficiente.

La gran asignatura pendiente de estos años fue la distribución del ingreso, por no lograr coparticipar del crecimiento a la totalidad de la población. A pesar de tener voluntad política, con el actual régimen inflacionario la puja distributiva se va a resolver de forma desigual.

Los períodos de mejora en la actividad suelen ir de la mano con una mayor participación del trabajo en la renta nacional, pero en estos años no fue así. El margen empresario ganó casi 4 puntos en la torta distributiva desde el 2019, a expensas de la porción que se lleva el empleo asalariado. El aumento del PBI coexiste con una caída del poder adquisitivo de los salarios, derivando en un crecimiento más desigual. Parte de este resultado se explica por una macro disfuncional que genera condiciones para una mala resolución de la puja distributiva.

En la dinámica sectorial los números de este Gobierno vienen siendo satisfactorios, con lógicas heterogeneidades. Los sectores industriales livianos con demanda cautiva en un mercado interno protegido presentan números más que satisfactorios. Por ejemplo, la producción de alimentos y bebidas se posiciona un 12,3% por sobre los niveles del 2019, la industria química trabaja 15,3% más que hace tres años atrás, la industria del caucho y plástico acumula un alza del 14,2%.

En cuanto a los sectores más representativos por peso específico e importancia relativa en la creación de empleo, los datos también son aceptables. La producción automotriz ya opera en máximos desde el 2018, con una suba del 28,1 % en lo que va del 2022. Otra industria pesada con buen desempeño es la siderúrgica, con una producción de acero que crece 5% este año, también en máximos de cuatro años.

Por último, pero no menos importante, el estratégico sector hidrocarburífero muestra excelentes resultados tanto en petróleo (con la producción de crudo crecieron 13,8% en el año) como en gas (9,7% en el acumulado interanual).

 

EL RIESGO DE RECESIÓN

Tras la recuperación acelerada después de la pandemia, algunos motores de crecimiento empiezan a mostrar señales de desgaste. Hoy el atolladero en materia productiva está principalmente determinado por la falta de dólares. El nuevo régimen de importaciones SIRA vino a limitar el “festival de importaciones” de empresas que adelantaron importaciones antes de quedarse sin acceso al MULC.

Como profecía autocumplida, el cambio en el flujo de pagos externo por las distorsiones del mercado de cambios impidió que el BCRA lograra una acumulación consistente de reservas que le permitiera anclar expectativas de devaluación y cerrar naturalmente la brecha. Los ingresos de divisas por el dólar soja no van a alcanzar como puente hasta la próxima liquidación (parcialmente menguada por la sequía).

El escenario más probable para los próximos meses es que el Gobierno establezca un límite mensual de importaciones de bienes. Aunque se apliquen los mecanismos de administración más eficientes, atentarán contra la posibilidad de sostener la marcha del crecimiento del PBI.

La tasa de interés es sin dudas un factor preponderante para la producción. Se trata de la tasa de descuento para la operatoria diaria de manejo de liquidez de las empresas. Asimismo, determina decisiones de inversión de mediano y largo plazo para todas las operaciones que requieran acceder al crédito a través del sistema bancario o financiero. En los hechos, la tasa de interés de política monetaria subió 26 puntos de TNA desde mitad de año a la fecha. Representa pasar desde una tasa de efectiva del 61% en junio a una de 107% en la actualidad.

La escala de esta suba es significativa, pero no caprichosa. El Ministro Massa persiguió desde el primer día el objetivo de volver a un esquema de tasa real “no negativa” y por eso la acopló con la velocidad a la que corre el IPC mensual.

¿Existían alternativas? En el contexto de una corrida cambiaria de duración inusitada, que en julio amenazaba con llevar puesto todo, los escenarios de first best no aparecían en el espectro de lo posible. Había que armar un dique de contención y frenar la espiralización. El paquete de medidas para poder anclar mínimamente la nominalidad de la economía presenta un trade off evidente con el dinamismo de la actividad interna.

La demanda empieza a mostrarse exhausta después de un año completo de caída del poder adquisitivo, donde por primera vez el promedio de salario en el sector registrado ya pierde contra la inflación para el acumulado desde diciembre 2019. La salida del laberinto sería compensar la menor potencia de la demanda local por medio de demanda externa. Para la mayor cantidad de sectores el sistema cambiario de excepción atenta contra la competitividad y los incentivos a las exportaciones.

Un último punto se vincula con el régimen de súper inflación en curso. Con un mercado interno convalidando cualquier precio, por carecer de referencias estables, sería imposible romper la inercia inflacionaria. De hecho, cuando el próximo Gobierno implemente un Plan de Estabilización la recesión va a ser uno de los resultados ex profeso, como mecanismo necesario hasta que los precios relativos se corrijan.

Se vienen años complicados. La magnitud de los problemas es mayúscula y hoy cuesta imaginar un escenario de salida sin efectos colaterales indeseables…

 

Fuente: Consultora Sarandi

Twitter: @EconomiaSarandi

Instagram: @EconomiaSarandi

COMPARTIR:

Comentarios