Lunes 17 de Junio de 2024

Hoy es Lunes 17 de Junio de 2024 y son las 03:52 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 12.5º

12.5°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

11 de septiembre de 2022

ALEJANDRA EN LA NOCHE

El 25 de septiembre de 1972, hace 50 años, se quitó la vida Alejandra Pizarnik, una gran poeta argentina. Tenía 36 años. Años antes, Pizarnik le había escrito en una carta a Antonio Porchia, autor de las formidables Voces, que al releer su libro en las noches se sentía acompañada, o mejor dicho, amparada. Y también asegurada y tranquilizada, como si le hubieran dado la razón en la única cosa que ella rogaba tenerla. Inés Hernández Igartúa recreó con su escritura aquella lectura nocturna y el diálogo imaginario que pudo haber tenido lugar entre esos dos espíritus hermanados en una pareja percepción del mundo y de las cosas.

 

ALEJANDRA EN LA NOCHE

          Me considero un alma solitaria, vivo mi soliloquio y muero un poco en cada poema que escribo pero sus Voces me acompañan porque se acercan a mis pensamientos, deseo que no sufra como yo, usted vive en cada Voz y esas pequeñas Voces me reviven porque me hacen sentir menos sola. Yo leo: “Cuando observo este mundo, no soy de este mundo”, esta Voz me completa y cuando dice: “Quien no llena su mundo de fantasmas, se queda solo”, ¡Cuánta verdad! Y prosigue: “Extraños, extraños, extraños, con infinitos de extraños. Y yo, un extraño solo”.

Me acerco a sus Voces con un poema mío, Solo un nombre:

“alejandra, alejandra

debajo estoy yo,

alejandra”.

Entonces le cuento mi poema Nada:

“El viento muere en mi herida.

La noche mendiga mi sangre”.

Y usted me dice: “Cuando me acerco a un alma, no llevo el deseo de conocerla; cuando me alejo, sí”. Y continúa: “En mi silencio, solo falta mi voz”, para agregar: “la razón de todos es un monstruo y la razón de uno… es la razón de uno”. Así aquieta mis noches, sintiéndome entendida, protegida, Señor de las Voces.

                                                                                           

INÉS HERNÁNDEZ IGARTÚA

COMPARTIR:

Comentarios