Jueves 30 de Junio de 2022

Hoy es Jueves 30 de Junio de 2022 y son las 23:28 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 9.9º

9.9°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

22 de mayo de 2022

Soledad

¿Cómo es la vida de un habitante del monte chaqueño? ¿Cómo transcurre la vida de un descendiente de los antiguos dueños de las flechas?

Roberto Michelena narra la vida de Fausto Balmaceda, un hachero del monte chaqueño, una vida como muchas otras, que se desarrolla en condiciones particularmente duras, acechada  por la transformación y devastación acelerada del territorio, en un lugar incomparable de nuestro país.

 

Soledad

Fausto Balmaceda nació en el 1900, en el paraje La Corzuela, a 40 kilómetros de distancia del pueblo Fuerte Esperanza, en la zona del Impenetrable, en pleno monte chaqueño.

Fausto era descendiente de los antiguos Wichi, de linaje Atsuk. Era alto y delgado, de tez oscura amarronada, de porte vigoroso y parco para hablar. Construyó en el monte su rancho con vigas de palo santo y las paredes de adobe y paja.

En su vida no faltaba el mate, tampoco la carne de chivo y de pecarí.  Por las noches, la guitarra y las estrellas le daban fiel compañía.

En el año 20 formó pareja con Petrona, una joven criolla de sólo 15 años. Tuvieron dos hijos y varios nietos. Confeccionaban tejidos con fibras de caraguatá y otras especies del monte. Aprovechaban los frutos de tunas, chauchas de algarrobo y la miel silvestre. Todo era bueno para alimentar a la familia.

Trabajó como hachero, más tarde en la cosecha de algodón y como peón de campo en una estancia ganadera. Luego de su “jubilación”, como premio a su esfuerzo, le permitieron la propiedad de su rancho.

Pasaron los años y sus hijos y nietos se fueron del paraje buscando nuevos horizontes. Algunos de ellos fallecieron.

Muchos años después murió Petrona, su gran amor. El rancho quedó desolado.

Al tiempo, Fausto fue encontrado en su rancho, tendido sobre la cama, estrujando una vieja foto de Petrona y otras desparramadas de su familia y amigos.

El parte médico decía: muerte natural, en realidad se murió de soledad.

 

                                                                                                                     

ROBERTO MICHELENA

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!