Viernes 2 de Diciembre de 2022

Hoy es Viernes 2 de Diciembre de 2022 y son las 02:36 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 23º

23°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

10 de abril de 2022

DEL AMOR Y LA MAGIA

En 1967, el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1899-1974), además de obtener el Premio Nobel de Literatura, publicó un libro de relatos: “El espejo de Lida Sal”. En este cuento vamos a detenernos. Es un cuento magistral que construye un mito, el de la doncella mulata enamorada de su príncipe blanco que se asoma al lago para completar el hechizo y muere cayendo a las profundas aguas cenagosas.
Mónica Persano continúa la leyenda de Lida Sal, continúa el mito, como un homenaje al escritor que buscó la confirmación de una identidad híbrida, recuperando el componente maya de la cultura guatemalteca.

Cuando uno duerme, se vuelve mágico, dijo una vez el ciego.

Y otras veces dijo que la magia tiene sus consistencias, queriendo decir, quizá, que es estable, que no desaparece fácilmente.

Lidia Sal, mujer de magia y de pasiones intensas, fue Cenicienta, lavando trastos y vajilla, pero no se enamoró de un príncipe en un baile fastuoso,  su amor surgió a la distancia, viendo cabalgar a su amado, erguido, triunfante

Con el agua que la sepultaba y la luna que la iluminaba, Lida descendió hacia el fondo oscuro de ese lago traicionero.

A medida que era tragada por el lodo y el agua, los abalorios, las lentejuelas, los cordones y los flecos se iban desprendiendo hasta dejar su cuerpo desnudo, ardiente, primigenio como el de Eva.

Así, su exuberante carne coqueteaba con algas y pirañas mientras descendía.

Cuentan que en noches de luna llena, Lida Sal recorre la inmensidad del lago con su cuerpo mulato, contorneando una amplia cola de pez. Y así, con mágicos cantos, atrae a los perfectantes indecisos a su morada.

Cuentan también que su magia quedó intacta, consistente, y que el hechizo que ejerció sobre Felipillo no sucumbió jamás.

Y dicen y repiten que se lo ve caminar por los acantilados, seducido por el olor y la música de Lida que lo invita a vivir el sueño eterno.

                                                                                         

MÓNICA PERSANO

COMPARTIR:

Comentarios