Jueves 18 de Julio de 2024

Hoy es Jueves 18 de Julio de 2024 y son las 18:08 - Una manera distinta de informar, con otro enfoque

  • 18º

18°

EL CLIMA EN Buenos Aires

CULTURA

13 de febrero de 2022

Visita ingrata

”No hay palabras nuevas-dijo alguna vez el escritor japonés Haruki Murakami-nuestra tarea consiste en darle tonos especiales a palabras completamente comunes”. María Isabel Moronta juega en este texto con el poder material de la metáfora otorgando renovado sentido a palabras muy simples.

Tocaron a mi puerta invierno y soledad. Dudé en abrirles, pero arremetieron, me atropellaron e irrumpieron en mi casa. Parecía no importarles para nada mi sorpresa. Invierno cerró una por una todas las ventanas y corrió las cortinas ocultando la luz del sol. Soledad se apoltronó en un sofá, y ahí estuvo quietecita observándome largo rato.

Como estaban tan instalados, decidí ser cordial y les ofrecí algo de tomar. Invierno pidió un café caliente y cargado. Soledad cualquier bebida, pero sin azúcar. No quisieron quitarse los abrigos.

Se quedaron mucho tiempo, hablaban poco, bajito, con una voz melancólica, triste, sin matices.

El tiempo de su estancia se me hacía eterno. A decir verdad, me incomodaban sus historias de tristezas y miseria. Invierno relataba apasionado sus anécdotas de enfermedades y dolencias y soledad hacía alarde de sus triunfales depresiones y hasta mencionó algún suicidio.

Lejos de acostumbrarme a tal letargo, resolví llamar a escondidas a primavera y alegría, dos amigas que había ganado con los años.

Apenas las dejé entrar, primavera descorrió las cortinas dando paso a un sol enorme y brillante. Alegría, agradecida, comenzó a cantar y a bailar dando vueltas por toda la casa.

Ni siquiera advertí en qué momento huyeron invierno y soledad. Lo único que recuerdo es que dejaron la puerta abierta.

                                                                               

MARÍA ISABEL MORONTA 

 

COMPARTIR:

Comentarios